Si la mala alimentación es un riesgo para la Salud, los excesos en el consumo de alimentos poco nutritivos son también perjudiciales para el cuerpo humano. Durante la Navidad son muchas las tentaciones culinarias que pueden provocar la aparición de enfermedades a comienzos del año siguiente, cuando muchos se disponen a continuar con sus actividades cotidianas.

Estudios realizados sobre la nutrición revelan que comer más alimentos no significa que el organismo está recibiendo los nutrientes que necesita para su normal funcionamiento. Las celebraciones de la Navidad, que por lo general duran hasta más de un mes en muchos países, representan un tiempo durante el cual muchas personas pueden comer en exceso alimentos poco sanos como: frituras, carnes rojas o blancas muy condimentadas, carne de cerdo, pasteles, dulces, bebidas alcohólicas, jugos azucarados o gaseosas.

Diferentes tipos de enfermedades pueden aparecer si las personas pasan el mes de diciembre comiendo excesivamente alimentos que no forma parte de su dieta habitual, entre ellas se encuentran: los cólicos, indigestión, diarreas, acidez estomacal o alergias, entre otras.

Los médicos gastroenterólogos han explicado en reiteradas oportunidades la importancia de saber disfrutar de las celebraciones de Navidad evitando comer demasiados alimentos que provocan malestares de salud, especialmente si las personas están acostumbradas a ingerir una dieta sana.

Cocinar platillos sanos en Navidad es ideal para disfrutar y no arriesgar la salud

Las amas de casa a la hora de cocinar es necesario considerar, por ejemplo, ciertas recomendaciones sencillas para preparar una rica ensalada, eliminando aderezos que engorden como la mayonesa en exceso o los aceites.

El aceite de oliva es un gran aliado para la preparación de ricas ensaladas y no representa riesgos para la salud.

Aunque las mesas navideñas generalmente están colmadas de platillos que son una verdadera delicia, es importante comerlos con moderación. Aprender a comer durante las fiestas decembrinas es parte de un proceso que puede durar años en aprenderse, especialmente cuando se observa un aumento de peso durante todos los meses de enero o se comienza a padecer un malestar estomacal, después de una comida demasiado abundante.

Cuidar la dieta de los ancianos en la Navidad les evitará más enfermedades

Especiales cuidados merecen, por ejemplo, los ancianos, cuyos regímenes alimenticios son vigilados por sus doctores para evitar más daños a la salud, la cual ya no es como cuando están jóvenes. Es importante enseñarles a comer en Navidad, y siempre será mejor un jugo natural sin azúcar, que un refresco o gaseosa a la hora de un almuerzo o una cena navideña.

Las fiestas de Navidad son un excelente momento para comer exquisitos platillos tradicionales, pero también debe haber un serio compromiso de aprender a ingerirlos con moderación para no comprometer la salud y saber disfrutar de mejor de estas celebraciones tradicionales. ¡Feliz Navidad 2020!

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!