Los bebés recién nacidos están mejor cuidados si comienzan a amamantarse con la leche materna, aunque en ocasiones este tipo de alimentación no puedan recibirla, por algún motivo, solo un alimento realizado por medio de una fórmula infantil que recete el médico pediatra ayudará a estos niños a nutrirse adecuadamente.

Estudios científicos demuestran que para el recién nacido el mejor alimento será siempre la leche de la madre, pero el proceso de amamantar también incluye un aspecto de gran importancia para la Salud del bebé y es el lazo afectivo que pueda comenzar a establecerse entre madre y su hijo.

Sin duda, que la leche materna también se adapta a las necesidades nutricionales del bebé en crecimiento.

Por otra parte, cuando una mujer embarazada tiene un parto prematuro de siete meses, la leche de la madre es más rica en azúcares y proteínas para ayudar a su recién nacido a sobrevivir, en comparación con la leche de una mujer que tuvo un niño a los nueve meses.

Solamente en casos excepcionales, la mujer embarazada tiene la cantidad adecuada de leche en sus pechos y corresponde al bebé succionar, activando paulatinamente la secreción. Igualmente, a nivel de nutrición no hay que considerar solamente la leche, porque también está el calostro, que es una secreción que antecede a la aparición de la leche y es útil para inmunizar al bebé contra las infecciones, durante meses.

La composición de la leche materna es ideal para la nutrición del recién nacido

La leche materna es una mezcla de nutrientes, enzimas e inmunoglobulinas, entre otros componentes que son vitales para ayudar a los bebés a iniciar un proceso nutricional óptimo y de alto beneficio para su futuro. En el caso del calostro, su composición aporta altos beneficios para los chicos, gracias a que está compuesto por anticuerpos, proteínas, beta-carotenos y una baja cantidad de grasa y lactosa.

Esta es una composición ideal para los niños recién nacidos.

La leche materna está compuesta por cantidades ideales de hidratos de carbono, minerales, grasas, proteínas, vitaminas, enzimas digestivas y anticuerpos. Adicionalmente, el bebé tiene la capacidad de regular la composición de la leche y adaptarla a sus necesidades. La composición de la leche materna cambia a lo largo de la toma de este alimento.

La leche de la madre es el mejor alimento natural para el bebé

La leche materna es una fuente de alimento natural muy importante para los niños menores de un año. Es ideal para los recién nacidos, porque tienen las cantidades adecuadas de carbohidratros, grasas y proteínas.

Los médicos pediatras siempre han advertido sobre la importancia de enseñarles a las madres a amamantar al recién nacido, porque tiene anticuerpos que evitan que los bebés se enfermen. La leche materna evita la aparición de enfermedades como: alergias, infecciones auditivas, gases, diarrea, estreñimiento, enfermedades de la piel, neumonía o bronquitis, entre otras.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!