Durante la Navidad, y el Año Nuevo después de comer todos esos deliciosos bocadillos durante todo el día y de disfrutar los platillos navideños, de degustar una copa exquisita copa de vino y comer el pastel de la abuela sin reflexionar, normalmente la reflexión llega cuando el estómago empieza a reclamar por el atracón. Pero para evitar que eso suceda puedes tomar en cuenta las siguientes sugerencias:

1. Sin culpas

Hayas comido lo que hayas comido, ya sucedió. Toma nota y acepta que te has desviado del camino de la alimentación saludable, probablemente como decenas de personas. Mantén la calma y da una caminata corta para aliviar el estómago.

Sumergirse en la culpa solo lo distraerá de las buenas prácticas y puede conducir a una mayor negligencia.

2. Pocos dulces

Comprende lo que realmente te tientay hace que pierdas el control. Por lo general, hay dulces cerca, en grandes cantidades y, en el mejor de los casos, para Navidad. Desafortunadamente, debes tratarlos como desencadenantes del hambre y eliminarlos del medio ambiente. Esta es una lección sobre un estilo de vida saludable que vale la pena enseñar a los hijos. Guarda los dulces en el fondo de la despensa y acuerda con la familia que solo sacarás un artículo a la hora especificada. Primero, come pasteles caseros en lugar de barras procesadas y papas fritas, por ejemplo.

3. Suficiente hidratación

La hidratación es la clave para resistir el hambre y deshacerse de su "estómago pesado".

Es una buena práctica beber ocho vasos de agua al día. Sin embargo, algunos de nosotros puede que necesitemos un poco más, unos diez vasos. Por lo tanto, lleva contigo una botella y bebe un vaso de agua antes de cada comida. Esto te ayudará a controlar tu apetito y tendrá un efecto positivo en todo el cuerpo.

4. Compras saludables después de Navidad

Una vez que tengas tus suministros navideños, ve de compras sabiamente. Las opciones deben centrarse en alimentos no procesados ​​con énfasis en verduras, frutas, legumbres, proteínas magras y grasas como el aceite de oliva y los aguacates. Con estos productos, puedes cocinar comidas sabrosas y fáciles de digerir que aliviarán el estómago después de una semana entera de comer en exceso.

5. Escribir lo que se come

Una de las mejores formas de responsabilizarse es llevar un registro de alimentos y ejercicio. Puedes llevarlo en el teléfono o en un cuaderno normal. Las investigaciones confirman que solo cuatro días de inscripción regular te ayudan a perder peso y cumplir tus objetivos. También puedes escribir cómo te sientes en un día determinado y si hay algún problema contigo. Esto te permitirá ser más consciente de tu cuerpo. Quizás notarás situaciones repetitivas, como "siempre me duele el estómago después de comer maní". Tales observaciones son la base para reconocer, por ejemplo, las intolerancias alimentarias.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!