Cuidando la piel del rostro todos los días, intentamos asegurar una apariencia impecable. Limpiar, tonificar e hidratar son los pasos que deben incluirse en todos los rituales nocturnos. Una tez hermosa no tiene por qué ser un efecto que se logra solo en los salones de Belleza. Para cuidar la piel en casa se pueden utilizar productos que brindan resultados rápidos, incluso en 20 minutos.

Cuidado diario y estado de la piel de la cara

El cutis se prueba todos los días. Tiene que hacer frente a los cuidados inadecuados o descuidados, o la influencia de factores externos como la excesiva radiación solar, las bajas temperaturas, el viento y las precipitaciones.

También envejece cada día, lo que significa que pierde su brillo y firmeza. El cuidado adecuado de la piel del rostro puede detener o ralentizar todos estos procesos, por lo que vale la pena consentirla con mascarillas caseras.

Mascarilla de miel y yogur natural

Un ejemplo de mascarilla casera rejuvenecedora es una mezcla de miel y yogur natural con un poco de jugo de limón. Todos los ingredientes deben mezclarse bien para obtener una masa suave y uniforme. La mascarilla terminada se aplica sobre la piel limpia durante 15 minutos y luego se lava con agua tibia. La miel hidrata perfectamente la piel y la hace más radiante. El ácido láctico contenido en el yogur elimina las células muertas de la piel y el limón aclara las decoloraciones y unifica el tono de la piel.

El huevo también es un ingrediente popular en las mascarillas rejuvenecedoras caseras. Basta batir la proteína de un huevo en una espuma rígida y combinarla con miel de consistencia líquida (la miel se puede precalentar). La mezcla preparada de esta manera debe aplicarse sobre la piel ligeramente humedecida y lavarse suavemente con agua fría después de un cuarto de hora.

Vale la pena repetir este procedimiento dos veces por semana. La clara de huevo y la miel reafirmarán y suavizarán la piel y reducirán eficazmente las arrugas menos visibles y superficiales.

El aguacate también se recomienda en la lucha contra el envejecimiento cutáneo, ya que hidrata, tensa y nutre la piel. Basta con triturar su carne con un tenedor, mezclarla con miel y luego aplicar la mascarilla en el rostro durante 20 minutos.

Se ha demostrado que la miel tiene propiedades antibacterianas, por lo que ayudará a combatir las bacterias que pueden causar cambios antiestéticos en la piel.

Mascarillas limpiadoras caseras

La tarea de las mascarillas limpiadoras es limpiar la piel de grasa y suciedad. Estas dejan la piel fresca y limpia. Son una excelente manera de preparar la piel para posteriores tratamientos de belleza. Los ingredientes de estas mascarillas caseras deben adaptarse al tipo de piel. Vale la pena señalar que las mascarillas limpiadoras brindan resultados solo con el uso regular.

Un ejemplo de mascarilla limpiadora casera es mezclar crema y unas gotas de jugo de limón o usar arcilla, que se pueden comprar en una farmacia. La arcilla en polvo se combina con el aceite de oliva para obtener una masa espesa y suave, luego se aplica en el rostro durante 15 minutos y después se lava suavemente con agua tibia.

Si tenemos piel mixta y grasa, puede utilizar ingredientes un poco más fuertes. Es suficiente agregar nueces molidas gruesas, avellanas, o semillas diversas, azúcar o posos de café escaldados a la mezcla de miel y yogur natural. La mascarilla se aplica primero en la cara durante 10 minutos, luego se frota en la cara durante un minuto y luego se enjuaga con agua tibia. Las partículas de la mascarilla eliminan mecánicamente la epidermis muerta y limpian los poros.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!