Las personas que sufren de alergias respiratorias deben dormir durante las horas nocturnas en habitaciones más aseadas e higiénicas, en comparación a quienes no padecen de esta dolencia de Salud, especialmente quienes sufren de rinitis alérgica o de asma alérgica durante casi todo el año.

Al preparar la habitación donde duerme la persona alérgica se deberán tomar en cuenta algunas recomendaciones básicas relacionadas con la eliminación de alfombras gruesas o delgadas, especialmente si estas están sucias. Otro de los objetos que es aconsejable sacar del dormitorio son los peluches, porque su suave tela normalmente es un receptor ideal de mucha cantidad de polvo.

La familia de las personas alérgicas normalmente suele estar pendiente de atender las necesidades de higiene y los cuidados de quienes son alérgicos en casa, porque la tos y los estornudos de estas personas son factores que no solo interrumpen el sueño del alérgico, sino también el descanso nocturno de los demás miembros del grupo familiar.

Igualmente, es recomendable evitar en las habitaciones del alérgico estantes con libros o revistas. Estas publicaciones suelen acumular mucho sucio durante todo el año, especialmente porque muchas veces no son manipuladas a diario y permanecen durante largo tiempo cubiertas de polvo, el cual es un fuerte alergeno.

Las cortinas, almohadores, cojines, almohadas envejecidas, endredones y mantas son también objetos que acumulan una cantidad abundante de polvo, por lo cual hay que estar limpiándolos y ventilándolos permanentemente para evitar que acumulen suciedades que puedan generar más episodios de tos, estornudos, goteo nasal o dificultad para respirar en los pacientes que sufren de alergias.

Los niños alérgicos y las mascotas a la hora de dormir

Si la persona alérgica tiene alguna mascota, como un perro o un gato, obviamente no es recomendable que estos animales de compañía duerman durante las ocho horas de sueño nocturno en el cuarto donde descansa también el alérgico. Es inevitable que el pelaje de estas mascotas produzca un aumento de la tos o de los estornudos y, muy especialmente, durante las horas nocturnas.

Muchos padres no consideran evitar que sus hijos alérgicos duerman con mascotas, pero solo las recomendaciones médicas intervendrán para orientarlos sobre la necesidad de evitar que estos fabulosos animales descansen durante las noches cerca de los chicos alérgicos.

Las alergias respiratorias no solo se controlan con medicación

De acuerdo a los estudios científicos, muchos son los tratamientos médicos que pueden ser recetados por los médicos a los pacientes alérgicos, sin embargo, su eficacia se reduce si esos pacientes están permanentemente expuestos al contacto con alergenos como el polvo, los pelos de las mascotas, la humedad o el moho que puede acumularse en sus dormitorios.

Especiales cuidados merecen en estos días los alérgicos, debido al arribo de la temporada invernal.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!