COVID-19 todavía no nos deja. Y conforme las investigaciones avanzan los científicos van descubriendo comportamientos del virus, muchos de ellos los tienen atónitos pues aún no pueden explicar por qué algunas personas se enferman gravemente y otras sólo tienen síntomas muy leves y no presentan ningún síntoma. Fue en la Universidad de Yale donde los científicos parecen haber encontrado una respuesta a esto.

Aún no se han revisado nuevas investigaciones sobre la naturaleza del coronavirus, pero las conclusiones son bastante sólidas. Los científicos muestran que en pacientes con COVID grave, el cuerpo produce "autoanticuerpos".

Se trata de anticuerpos que, en lugar de atacar al virus, atacan el propio sistema inmunológico del paciente y sus órganos internos.

Autoanticuerpos contra COVID-19

Los investigadores encontraron que las personas con COVID grave mostraban la presencia de autoanticuerpos que se unían a proteínas clave involucradas en el reconocimiento, alerta y eliminación de las células infectadas por coronavirus. Estas proteínas son citocinas y quimiocinas. Estos son mensajeros importantes en el sistema inmunológico, y tal alteración del sistema inmunológico bloquea las defensas antivirales y provoca que las personas se enfermen más gravemente.

Los autoanticuerpos juegan un papel en enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus. Aún se desconoce porque algunas personas obtienen estos anticuerpos, pero es probable que sea una combinación de factores genéticos y ambientales.

Las infecciones virales también están asociadas con la aparición de ciertas enfermedades autoinmunes.

A principios de este 2020, cuando la enfermedad a penas se conocía, los científicos detectaron que los pacientes sin antecedentes de enfermedades autoinmunes desarrollaron autoanticuerpos una vez que se habían infectado de coronavirus. Estos estudios pudieron demostrar que los autoanticuerpos se comportan de modo similar que en otras enfermedades autoinmunes conocidas.

Y en el avance de las investigaciones se pudo encontrar que los pacientes con síntomas graves de coronavirus podían también producir autoanticuerpos contra los interferones, que son las proteínas inmunes que funcionan en la lucha contra las infecciones virales.

¿Cómo se realizó el estudio?

Un estudio de 170 personas encontró que se encontraron autoanticuerpos que podían atacar a los interferones en la sangre de pacientes hospitalizados, así como autoanticuerpos que podrían interferir con otras células vitales del sistema inmunológico, como las células NK y las células T.

Los hallazgos mostraron que los autoanticuerpos estaban allí, una característica muy común de los pacientes con COVID-19 gravemente enfermos.

Los investigadores de Yale realizaron más pruebas en ratones que mostraron que la presencia de estos autoanticuerpos puede empeorar el curso de la enfermedad, lo que sugiere que estos autoanticuerpos pueden contribuir al curso severo de COVID-19 en humanos.

Pero no es todo. Aunque los pacientes con COVID mostraron muchos autoanticuerpos dirigidos contra las proteínas del sistema inmunológico, los científicos no encontraron ningún autoanticuerpo específico de COVID que pudiera usarse para diferenciar a los pacientes con COVID gravemente enfermos. Los resultados de la investigación indican que las personas con autoanticuerpos pueden tener un mayor riesgo de COVID grave.

Estos individuos pueden ser inmunodeficientes durante una infección temprana por coronavirus o estar predispuestos a formar nuevos autoanticuerpos que podrían impedir su respuesta inmunitaria al virus.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!