El aceite de oliva, muy común en las cocinas europeas, es uno de los alimentos que nunca deben faltar cuando se hacen compras en los mercados. Algunas investigaciones científicas revelan que este alimento aumenta la esperanza de vida, entre otras increíbles ventajas para la Salud.

El aceite de oliva extra virgen es considerado como un alimento muy saludable y eficaz en la prevención de enfermedades cardiovasculares y gastrointestinales. Además, también es utilizado como un aliado de la belleza de la piel y del cabello.

El aceite de oliva contiene ácidos oleico y polifenoles, los cuales aportan beneficios saludables.

A la hora de cocinar conviene tenerlo disponible, especialmente si este puede ser de una cosecha temprana. Es un excelente sustituto de los aceites de maíz, de girasol o de soya, aunque estos también tienen sus aportes beneficiosos, siempre y cuando se consuman en cantidades moderadas.

Una de las bondades del aceite de oliva consiste en su capacidad de potenciar el sistema inmunológico, especialmente frente a los virus, por lo cual es ideal usarlo en la cocina, especialmente en estos tiempos de pandemia de coronavirus. Es un aliado perfecto ante las infecciones víricas y bacterianas, porque incrementan la cantidad de células que intervienen en la defensa del organismo otorgando una mayor resistencia frente a los agentes patógenos externos.

Por otra parte, el aceite de oliva ayuda a controlar el colesterol LDL (malo) e incrementa el colesterol HDL, gracias a su contenido de ácido oleico, de la serie omega 9.

Igualmente, mejora la función digestiva, porque reduce la secreción ácida gástrica, previniendo las digestiones pesadas.

El aceite de oliva mejora la circulación sanguínea

Los estudios científicos en relación al aceite de oliva y sus aportes saludables demuestran que este alimento mejora la circulación, tras ayudar en un 66% de reducir los riesgos de padecer de problemas circulatorios en los brazos y las piernas.

Una dolencia muy común en la tercera edad, especialmente en mujeres ancianas.

Los ácidos grasos que contiene este aceite aumentan la vasodilatación arterial, mejoran significativamente la circulación sanguínea y reducen la presión arterial.

A nivel del sistema digestivo, este aceite ayuda a prevenir el estreñimiento, por su efecto laxante que favorece el tránsito intestinal.

Algunos médicos recomiendan tomar una cucharadita para mejorar esta dolencia de salud.

Ideas para usar el aceite de oliva en el desayuno

Cuando se preparan huevos fritos es conveniente utilizar un poco de aceite de oliva en la sartén para un rico desayuno saludable. Al igual, que agregar algunas gotas a los panes antes de tostarlos para darles un rico sabor y aroma mediterráneo. Es un excelente sustituto de las mantequillas o las margarinas, que no aportan tantas ventajas saludables. Comenzar a usarlo todos los días, en la primera comida de la mañana es una maravillosa idea al momento de cocinar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!