Comenzar a perder peso en enero es una de las principales preocupaciones para quienes disfrutaron muchísimo durante las fiestas decembrinas y comieron muchos alimentos con altos contenidos grasosos. Si en enero se desea comenzar a comer más sano, es recomendable empezar por eliminar las comidas grasosas de las dietas.

Una revisión regular de todos los alimentos que se van a ingerir durante el día es primordial a la hora de empezar a comer saludable nuevamente. Conviene eliminar el consumo de algunos alimentos fritos, como por ejemplo los buñuelos, las albóndigas, las hamburguesas, papas y huevos fritos, las carnes blancas, rojas o de cerdo fritas, las ensaladas aderezadas con aceite de soya o maíz y el pan untado con mantequilla, entre muchos otros.

La mayoría de la gente ya está informada de los efectos dañinos, que los alimentos grasosos pueden provocar en la Salud, los cuales afectan especialmente al sistema cardiovascular. Comer sano se ha convertido en una gran preocupación para muchas personas, pero también es necesario aprender a identificar todos los alimentos grasosos y eliminarlos de las dietas, de la mejor manera posible.

A la hora de cocinar alimentos fritos conviene tener como aliado al aceite de oliva, porque tiene propiedades antibacterianas, mejora la salud intestinal y las funciones cognitivas, previene la artritis y la diabetes tipo II, mejora la salud cutánea y evita el cáncer; según han revelado algunas investigaciones científicas.

Preparar la primera comida del día libre de grasas es necesario para comenzar a perder peso

Cuando se preparara un rico desayuno libre de alimentos grasosos hay muchas opciones saludables, que también pueden ser sabrosas para el paladar. Sustituir los huevos fritos por tibios es una alternativa, la proteína de este alimento es aconsejable. Por otra parte, quienes acostumbran a comer salchichas en el desayuno es recomendable eliminarlas y sustituirlas por un trozo de queso blanco, con bajo contenido de sal.

El pan tostado debe comerse sin necesidad de untarle mantequillas, margarinas o mayonesa, cuyo sabor es realmente muy bueno, pero supone algunos riesgos para la salud, especialmente después de los almuerzos o cenas típicas de la Navidad.

Mucha gente acostumbra a preparar alimentos fritos durante el desayuno, especialmente porque es una manera normal de preparar la primera comida del día, de acuerdo a la cultura gastronómica de cada país.

Utilizar granos como los frijoles negros o blancos en los desayunos también es muy frecuente, pero su preparación no debe realizarse utilizando aceites, cuando se desea perder peso.

Aprender a cocinar platillos más saludables es un reto en enero

Lograr ricos sabores en los platillos que forman parte del desayuno es una tarea que a mucha gente le encanta retomar en enero, pero puede ser un reto para quienes aún no saben cocinar. Preparar las comidas con ingredientes frescos y bajos en grasa es una labor indispensable, especialmente cuando realmente comienzan a preocuparse más por tener una dieta equilibrada.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!