En un estudio reciente, los investigadores compararon los efectos de las dietas mediterráneas y bajas en grasas en procesos biológicos clave relacionados con la Salud del corazón. Los científicos han descubierto que la dieta mediterránea puede mejorar la función endotelial en personas con enfermedad de las arterias coronarias. El endotelio es la membrana delgada que recubre el interior de los vasos sanguíneos y el corazón. Desempeña una serie de funciones importantes para el funcionamiento del sistema cardiovascular. Las últimas investigaciones pueden ayudar a los médicos a brindar asesoramiento nutricional a las personas con enfermedad coronaria.

Enfermedades cardíacas

La enfermedad cardíaca es una causa común de muerte. La presión arterial alta, el colesterol alto o el tabaquismo aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y aumentan el riesgo de eventos cardiovasculares como ataques cardíacos, arritmias o insuficiencia cardíaca.

Modificar su dieta es una forma clave de reducir su riesgo de enfermedad cardíaca. Durante muchos años, los científicos han demostrado los beneficios para la salud del corazón al seguir la dieta mediterránea. Incluye aceite de oliva, verduras, frutos secos, legumbres, frutas y cereales integrales, una pequeña cantidad de lácteos y carne, y una cantidad moderada de pescado y vino tinto.

Los expertos en salud, incluidos los de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA), también han relacionado una dieta baja en grasas con una mejor salud del corazón.

Este tipo de dieta implica una cantidad reducida de todo tipo de grasas y una mayor cantidad de carbohidratos complejos.

El equipo detrás de este estudio se propuso investigar el efecto de cualquier tipo de dieta en el endotelio, ya que la disfunción endotelial es un predictor de enfermedad cardiovascular. Según el prof. José López-Mirandy, autor del estudio y coordinador del grupo de investigación Genómica Nutricional y Síndrome Metabólico del Instituto de Investigaciones Biomédicas Maimónides de Córdoba, España, "el grado de daño endotelial es predictivo de futuros eventos cardiovasculares como infartos agudos de miocardio".

"Si podemos tomar medidas en las primeras etapas para fomentar la regeneración endotelial y una mejor función endotelial, podemos prevenir las recurrencias de ataques cardíacos y enfermedades cardíacas", dice.

El curso del estudio

Para determinar los posibles beneficios de la dieta mediterránea sobre una dieta baja en grasas en la disfunción endotelial, los investigadores analizaron datos del estudio Intervención de la dieta coronaria con aceite de oliva y prevención cardiovascular, un estudio aleatorizado simple ciego.

El estudio incluyó a 1002 personas con enfermedad de las arterias coronarias que no habían tenido un evento coronario en los últimos 6 meses.

Utilizando métodos de investigación apropiados, los científicos pudieron determinar el nivel inicial de disfunción endotelial entre los participantes. Luego, asignaron a los participantes a dos grupos: uno estuvo en una dieta mediterránea durante 1 año y el otro en una dieta baja en grasas durante 1 año. Al final del año, el equipo volvió a medir la función endotelial de los participantes. En total, 805 participantes completaron el estudio.

La dieta mediterránea ha traído mayores beneficios

En comparación con la dieta baja en grasas, la dieta mediterránea mejoró significativamente la función endotelial de los participantes, sin importar la gravedad de la disfunción.

Como explicó el prof. López-Miranda:

- Observamos que el modelo de dieta mediterránea inducía una mejor función endotelial, lo que significa que las arterias eran más flexibles para adaptarse a diferentes situaciones donde se requiere más flujo sanguíneo. La capacidad del endotelio para regenerarse fue mejor y encontramos una reducción significativa del daño endotelial, incluso en pacientes de alto riesgo.

Los investigadores también encontraron que la dieta mediterránea mejoró el colesterol de lipoproteínas de alta densidad y disminuyó la glucosa en ayunas y la proteína C reactiva en los participantes en comparación con una dieta baja en grasas. Sugieren que estos factores pueden contribuir a los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea sobre la función endotelial.

Los hallazgos muestran que cambiar a la dieta mediterránea puede ayudar a reducir el riesgo de daño endotelial, enfermedad coronaria y futuros eventos coronarios.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!