Los dormitorios son una de las áreas más importantes en muchos hogares y, tal vez, la más descuidada porque mucha gente solo suele utilizarla para descansar, sin asearla bien durante el día y en las noches la vuelven a utilizar, convirtiendo este lugar de descanso, sin querer, en una especie de centro acumulador de bacterias y gérmenes.

Muchas veces la poca higiene de los cuartos dormitorios es más común en las habitaciones de los niños y de los adolescentes, pero las personas enfermas o ancianas que requieren atención y no la reciben pueden estar descansando en medio de un increíble cúmulo suciedades.

Por ejemplo, aquellos cuartos que tienen alfombras son un verdadero dolor de cabeza para las amas de casa. Cualquier líquido que se derrame ocasiona malos olores y son muchas las ocasiones durante las cuales la falta de tiempo evita su adecuada higiene.

Ni hablar del caso de las sábanas y las mantas, cuyo cambio regular se hace imprescindible, pero en los casos de los hogares donde el agua puede ser escasa o no existe lavadora o poco dinero para detergentes, la higiene suele ser un verdadero dolor de cabeza.

Niños con enfermedades respiratorias demandan más higiene en sus dormitorios

Muchos chicos suelen acumular juguetes, libros y otros enseres en sus dormitorios, lo cual es altamente nocivo especialmente si son alérgicos o asmáticos. Es aconsejable mantener en los dormitorios solo lo indispensable, y evitar aquellos objetos que muchas veces ni siquiera se utilizan y solo ayudan a acumular más polvo.

Las cortinas y edredones también demandan una higiene y cambio regular, son muchas las familias que las mantienen durante mucho tiempo en uso y, en lugar de ser artículos decorativos, se convierten en elementos receptores de mucho polvo que solo contribuyen a crear más insalubridad en casa.

Desechar lo que no se usa en los dormitorios ayuda a evitar acumulación de suciedades

Limpiar los estantes y closets de todo aquello que no se utiliza conviene hacerlo con regularidad, especialmente de calzados viejos, ropa anticuada que no se utiliza, adornos que la gente muchas veces ni siguiera observa, afiches de papel y revistas que solamente ocupan espacio y pueden atraer más insectos, como las chiripas o las arañas.

Increíblemente, mucha gente casi siempre duerme rodeada de cualquier cantidad de cosas insalubres y no se dan cuenta que perjudican su salud. Aprovechar esta temporada de confinamiento para sacar de los dormitorios todo aquello que o se utiliza es una buena recomendación para empezar a limpiar la casa este año, cuando se requiere más cuidado por la pandemia de coronavirus, que aún sigue ocasionando más crisis sanitarias en todo el mundo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!