A la hora de preparar una dieta es necesario considerar la inclusión de alimentos ricos en fibras, lo cual a veces mucha gente puede olvidar. No solamente es necesario tomar en cuenta alimentos de acuerdo a su valor nutritivo, sino también ricos en fibras como la avena, la granola o el pan y las galletas integrales, especialmente cuando estos nuevos regímenes alimenticios comienzan a elaborarse a comienzos de año y se desea a mejorar los hábitos alimenticios.

Estudios científicos demuestran que el estreñimiento se define médicamente como la evacuación difícil o poco frecuente de las heces. Una situación que puede ocasionar molestias en muchas personas y es una dificultad muy frecuente durante el proceso digestivo.

Pero el estreñimiento también significa una dureza de las heces o una sensación de incompleta evacuación.

El estreñimiento puede ser agudo o crónico

Cuando las personas tienen un estreñimiento agudo comienzan a tener este malestar de manera súbita y también duradera. Este tipo de estreñimiento podría deberse a una causa de tipo orgánico, como por ejemplo, la obstrucción mecánica del intestino.

El estreñimiento crónico también puede ser el resultado de dietas especiales, o aquel estreñimiento que obliga a los pacientes a guardar reposo en cama o que pudiera provocar ciertos tipos de sedantes o antiácidos. Todo tipo de estreñimiento súbito, que se presente sin una causa conocida, es motivo de una consulta médica.

Por otra parte, el estreñimiento crónico es más frecuente y normalmente se considera como leve, moderado o severo.

Este tipo de estreñimiento usualmente se debe a causas funcionales, tales como el sedentarismo, la inercia colónica, los factores psicogénicos, el estrés y la falta de consumo de fibras vegetales.

Cuando se elabora una dieta y se incluyen alimentos con fibras vegetales son muchas las ventajas que puede recibir el organismo humano. Estas fibras al no ser digeribles, ni absorbibles incrementan el volumen de las heces y ocasionan una adición de líquido a la fase sólida, logrando que sean más blandas y más fáciles de evacuar.

Cuando existe preocupación por los problemas de estreñimiento es necesario incorporar más alimentos ricos en fibras de los que normalmente son incluidos en la dieta diaria y no ocasionalmente. Un aumento de las porciones de frutas bien distribuido durante el día también es ideal. No solamente será oportuno comer frutas en el desayuno, sino que estas deberán consumirse en cada una de las comidas, inclusive en las meriendas durante las mañanas o las tardes.

Consumir más semillas y granos integrales es ideal para prevenir el estreñimiento

Una sana alternativa para una dieta rica en fibra son también las semillas y los granos integrales. Muchas personas a veces pueden olvidar sus fabulosos beneficios, pero conviene incluirlas también en pequeñas raciones durante el día. Lo importante, en este caso, no es comenzar a realizar una dieta rica en fibras durante un corto período de tiempo, sino acostumbrarse a ingerir este tipo de alimentos de manera habitual durante todo el año.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!