La mayoría de las dietas para perder peso consideran necesario, al menos, cinco raciones de frutas frescas diariamente, esto debido a sus valiosos aportes vitamínicos y de minerales, que son necesarios para la realización de los esfuerzos físicos e igualmente para mantener óptimos niveles de hidratación.

Algunas investigaciones científicas revelan que el consumo regular de frutas evita la aparición de enfermedades crónicas. Además de su agradable sabor, las frutas tienen una importante ventaja, normalmente su precio no es muy costoso en la mayoría de los países y como no requieren de cocción es mucho más fácil ingerirlas.

Es importante destacar los grandes privilegios nutricionales que tienen estos sanos alimentos para la gente que ha aprendido a cultivarlas en casas o en pequeñas granjas.

Para elaborar una dieta después de los excesos alimenticios de la Navidad, conviene incluir una ración mediana de frutas frescas en el desayuno, a media mañana, con el almuerzo, en la merienda y, finalmente, otra pequeña con la cena.

Las frutas aportan al organismo humano calcio, ácido fólico, hierro, magnesio, potasio, sodio, vitamina A, vitamina C y vitamina K, entre otras. No obstante, es necesario saber seleccionarlas en los mercados o supermercados, para asegurar que se encuentren frescas y sanas al momento de ingerirlas. Los refrigeradores y congeladores son buenos aliados, pero este último puede no ser del agrado de mucha gente, tras considerar que se pierde la frescura de estos ricos alimentos naturales.

Preparar una ensalada de frutas, una alternativa nutricional

Dependiendo de la disponibilidad económica, las ensaladas de frutas son una excelente alternativa y pueden prepararse diariamente para comerlas frescas durante el día. Conviene hacerlas en las mañanas con frutas que se pueden picar en pequeños trozos o cuadritos, como el melón, banana, piña, mango, papaya o patilla.

Se mezclan todos estos trocitos y se les agrega jugo de naranja y un poco de limón recién exprimido y sin azúcar, pequeños trozos de fresas o frambuesas le otorgan un toque especial.

Una vez preparada la ensalada de frutas se debe mantener en el refrigerador y se va consumiendo en pequeñas raciones durante el día. Esta preparación mañanera reduce el tiempo en la cocina y ayuda a consumirlas frescas y con más facilidad en varias raciones.

Conviene evitar agregarle azúcar a las frutas

No es recomendable agregarle a la ensalada de frutas azúcar, jarabes dulces o miel, por más que puedan parecer ideales, porque el azúcar no será necesario y tampoco saludable. La maduración de las frutas les asegura una dulzura natural y es esa precisamente la que muchas personas necesitan para evitar riesgos para la salud. Retomar buenos hábitos alimenticios es indispensable para mucha gente en enero y, sin duda, las frutas son excelentes aliados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!