Controlar el consumo excesivo de alimentos muy azucarados o aquellos con mucha azúcar añadida, como el café negro, con leche o el té, es necesario para mejorar la Salud cognitiva; según un estudio científico realizado por la Universidad de Nueva Gales del Sur.

Son muchos los alimentos que pierden sus propiedades nutricionales cuando se les agrega azúcar, entre ellos los cereales del desayuno, los jugos de frutas naturales, las merengadas, las ensaladas de frutas o los yogures. Comerlos de vez en cuando con azúcar añadida no implica mayores riesgos para la salud, pero los problemas pueden aparecer si su consumo es muy regular, lo cual puede sucederle a mucha gente.

Consumir menos azúcar evita enfermedades de la tensión arterial

Cuando se disminuye el consumo de azúcar, también se mejora la presión arterial, porque es cierto que un aumento de peso está asociado a la ingesta de cantidades excesivas de azúcar, lo que promueve en muchos casos un incremento de la tensión arterial. Si esto ocurre, es probable que puedan aparecer otras patologías, como los derrames cerebrales, los infartos, daños a nivel renal, entre otras graves enfermedades.

Una reducción consciente del consumo de azúcar, más ejercicios deportivos, abandonar el tabaco y prevenir el estrés son algunas de las recomendaciones médicas para bajar la presión arterial.

Menos azúcares previene la diabetes

Varias investigaciones científicas han revelado que existe una relación directa entre el consumo excesivo de azúcar y la diabetes.

Beber regularmente refrescos azucarados, bebidas energéticas, tés helados y zumos azucarados eleva el riesgo de padecer de síndrome metabólico y de desarrollar la diabetes tipo 2.

Este tipo de diabetes también puede aparecer cuando las personas consumen altas cantidades de alimentos con azúcares añadidos, porque puede desarrollarse una resistencia incrementada de insulina.

En este caso, el azúcar no ingresa a las células y se incrementa la presión arterial.

A la hora de sentir sed es más conveniente tomar agua, jugos de frutas recién elaborados sin azúcar o tés fríos elaborados a base de hierbas naturales.

Los médicos especialistas han explicado en reiteradas oportunidades la necesidad de mantener una dieta sana, que evite el consumo de muchos alimentos con altos contenidos de azúcares, pero mucha gente parece obviar estas recomendaciones más de lo debido.

Las fiestas normalmente son los sitios en los cuales las dietas, son olvidadas. Cuando estas celebraciones no son tan frecuentes los problemas de la salud no aparecen con tanta facilidad, pero hay quienes llevan una intensa vida social y, por lo tanto, aumentan los riesgos para la salud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!