Beber suficiente agua durante el día deja maravillosos beneficios para el organismo humano, entre ellos buenos efectos sobre los riñones, por donde se transporta el nitrógeno ureico en sangre, un desecho soluble en agua, el cual es excretado en la orina. Este es un proceso que requiere de cantidades adecuadas de agua para que se realice correctamente.

Estudios científicos en relación a los efectos de tomar cantidades óptimas de agua a diario demuestran que los riñones realizan un trabajo increíble de limpieza del organismo humano.

Cuando el cuerpo recibe suficientes cantidades de líquido, la orina puede comenzar a fluir libremente, además es de color claro y también libre de olores intensos.

Pero por el contrario, cuando el organismo no recibe suficientes líquidos se incrementa la concentración de la orina y además aumenta el color y el olor, porque los riñones comienzan a atrapar líquido extra para la realización de las funciones corporales.

Algunos médicos especialistas han señalado que bajas cantidades de agua todos los días pueden provocar ciertas enfermedades, especialmente si es una reducción crónica, porque pueden aparecer los cálculos renales y muy especialmente en regiones donde el clima es cálido.

El agua ayuda a mantener la temperatura corporal

Beber suficientes cantidades de agua es muy necesario para quienes practican ejercicios deportivos con frecuencia o que habitan en lugares con temperaturas calurosas. En este sentido, la hidratación se convierte en un factor crucial para mantener buenos niveles de temperatura corporal.

Cuando la gente realiza actividades físicas, pierden agua por medio de la sudoración, que funciona para mantener la frescura del organismo, pero si no se repone el agua que se pierde, la temperatura corporal comienza a aumentar.

Tras los entrenamientos deportivos, el cuerpo humano pierde plasma y electrolitos cuando se encuentra bajo condiciones de deshidratación.

Este es el motivo por el cual si se está sudando más de lo normal, las personas deben también tomar mucha agua.

Una piel bella y sana se beneficia por el consumo ideal de agua

Cuando se toma suficiente agua durante el día, es decir, unos ocho vasos en promedio, se permite que el organismo humano sude y consecuentemente se pueden abrir los poros y la piel se limpia.

El exceso de suciedad de la piel se libera por medio del consumo de agua, la cual actúa como una especie de hidratante de la piel, otorgándole un hermoso brillo.

En casa o al salir se debe mantener siempre disponible agua filtrada, hervida, potable o mineral para que al momento de tomarla se encuentre en las mejores condiciones de higiene, porque muchas son las enfermedades que se pueden contraer si se toma agua contaminada, algunas relacionadas con la aparición de parásitos o dolencias estomacales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!