Comenzar el año puede ser un poco complejo para algunas personas, especialmente para quienes abandonaron por completo, durante más de un mes, sus rutinas de ejercicios, bien sea caminar o trotar en el vecindario, realizar deportes en casa, usar la caminadoras, las pesas o la bicicleta estática, entre muchos otras. Sin embargo, un nuevo comienzo en enero deberá ser lento y evitar los esfuerzos bruscos.

Para quienes tenían como costumbre, por ejemplo, usar la caminadora en casa, al menos, durante una hora, la velocidad y el tiempo deberán reducirse, mientras el organismo comienza su proceso de readaptación al esfuerzo.

También hay que cuidar la hora durante la cual se realiza esta actividad, evitando entrenar después de comer y teniendo de cerca agua disponible.

La vuelta a la rutina de ejercicios no debe ser motivo de preocupación para muchas personas, especialmente para quienes ya están acostumbrados a practicar ejercicios con frecuencia y han pasado por etapas inevitables de abandono de estas rutinas como por ejemplo: enfermedades, operaciones quirúrgicas o cualquier otra causa que les impida practicar sus ejercicios físicos regulares. Pero las personas jóvenes o los novatos tienen el compromiso de aprender a adaptarse a una pausa en los deportes y las Navidades generalmente son una de ellas.

Mucha gente se preocupa por regresar al trabajo en las mejores condiciones físicas y retomar sus actividades deportivas con el apoyo de una dieta equilibrada, los ayuda a sentirse mucho mejor, especialmente después de los tradicionales excesos alimenticios muy comunes durante las festividades decembrinas.

Retomar los deportes lentamente

Es aconsejable comenzar a entrenar nuevamente en enero, pero solo dos o tres veces por semana, mientras el organismo se va acostumbrando al entrenamiento diario, especialmente si no se hecho nada de deportes en diciembre. Y también es recomendable plantearse algunas metas sencillas a nivel deportivo cada día, por ejemplo, aumentando un poco la intensidad de algunos ejercicios abdominales o caminando unos diez minutos más en el parque, siempre y cuando esta meta no signifique un esfuerzo extenuante.

Por otra parte, los ejercicios siempre necesitarán de un calentamiento previo, al igual que estiramientos, tras la finalización de las rutinas, lo que ayuda a evitar la aparición de lesiones, que pueden ser realmente muy desagradables.

Los codos, las rodillas, los tobillos son áreas del organismo humano que pueden ser altamente susceptibles de sufrir de afecciones, derivadas de la realización inadecuada de ejercicios físicos.

Y la suspensión de los deportes es un motivo para reincorporación cautelosa las rutinas de ejercicios físicos.

Hacer deportes en compañía trae más beneficios

Entrenar en compañía también es aconsejable, permite compartir momentos de amistad y compañerismo, que son muy útiles para apoyarse nuevamente y con entusiasmo a la hora de practicar deportes. Es una excelente recomendación para mantenerse motivado, sin presiones inalcanzables.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!