El invierno continúa! Entonces, para evitar los resfriados, sobre todo en estos momentos en que una pequeña gripa puede causar pánico, no te olvides de los desayunos calientes y saludables. La avena es lo mejor. Aquí te decimos cómo prepararla para proteger el cuerpo de los cambios de clima que pueden provocar gripas.

Propiedades de las Gachas de almendras

La cúrcuma, debido a que es responsable de las propiedades únicas de la papilla dorada, calienta el cuerpo, pero también tiene propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas . Además, estimula la transformación de la materia. Si a la cúrcuma le añadimos un poco de pimienta, jengibre , cardamomo y canela , tenemos la receta perfecta para no enfriar el cuerpo durante las próximas semanas.

Para hacerlo aún más saludable, podemos preparar las gachas de avena con leche de almendras, que enriquecerá aún más con otro poderoso antioxidante: la vitamina E. Puedes preparar la leche tú mismo, es muy sencillo. Si te da flojera y no es una buena ocpión para ti, puedes comprar leche de almendras preparada, solo recuerda elegirla sin azúcar.

Vale la pena agregar unos frutos secos y nueces los que sean tus favoritos, para agregar a la papilla. También vale la pena buscar aquellos ricos en vitamina C y acompañado de especias, cítricos , los pomelos y las naranjas son perfectos .

Ingredientes:

Leche de almendras:

  • 100 g de almendras,
  • 1 litro de agua hervida.

Gachas de avena:

  • 1/4 taza de avena
  • 1 taza de leche de almendras,
  • 1 cucharadita de coco u otro aceite,
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1/3 cucharadita de canela
  • 1/4 cucharadita de cardamomo
  • una pizca de pimienta negra,
  • miel o sirope de agave al gusto.

Accesorios:

  • 2-3 rodajas de naranja y pomelo,
  • un puñado de almendras.

Modo de preparación:

Coloca las almendras en un recipiente más pequeño y vierte agua durante la noche.

Al día siguiente, colarlos, ponerlos en una licuadora y verter cuatro vasos de agua hervida. Mezclar durante unos minutos y luego verterlo a través de un paño denso o gasa con malla fina. Exprime bien la pulpa de almendras y vierte la leche en un frasco. Almacenamos en el frigorífico hasta por 3 días.

Cuando tengamos la leche lista (o comprada), podemos preparar la papilla dorada.

Para hacer esto, calentar el aceite de coco en una cacerola, agregar la cúrcuma y otras especias, mezclar, luego agregar el cereal y la leche y cocinar todo a fuego lento durante 10-15 minutos, revolviendo ocasionalmente para que no se pegue al fondo.

Sazona la papilla con miel y sírvela con tus ingredientes favoritos. Exquisitas son, por supuesto, las almendras, pero también el mijo expandido y la mora blanca.

¡Cítricos obligatorios!

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!