Las rutinas de belleza están cada día más de moda, especialmente aquellas que pueden realizarse en casa, porque los salones de belleza están cerrados por las medidas de confinamiento que actualmente se exigen la mayoría de los Gobiernos para detener la propagación del coronavirus.

Estudios dermatológicos demuestran que las limpiezas de cutis son ideales para revitalizar y alisar la superficie de la delicada piel del rostro, la cual suele llenarse de impurezas, especialmente en aquellas personas con cutis graso.

Sin embargo, las limpiezas de cutis profundas son relativamente nuevas en el campo de la cosmética.

Estas limpiezas caseras son más suaves que las profesionales y sus efectos menos llamativos. Sin embargo, pueden ser utilizadas sobre la mayoría de los tipos de pieles sin irritarlas, a diferencia de las fórmulas profesionales, que requieren días o semanas de recuperación y pueden causar quemaduras o alternaciones en la pigmentación del cutis.

Liberar la piel del rostro de impurezas

Según pasan los años, la capacidad de la piel para deshacerse de las células muertas va disminuyendo, de modo que el cutis puede llegar a tener un aspecto gris y áspero.

Las limpiezas profundas de cutis ayudan a desprender fácilmente las células muertas de la piel y dejar a la vista la capa subyacente, más sana y radiante. Contribuyen a acelerar el proceso de renovación cutánea, lo cual tiene numerosos efectos beneficiosos en lo referente al aspecto de la piel.

Las limpiezas profundas de la piel estimulan la producción de colágeno y elastina

También llamados peelings, las limpiezas profundas del rostro estimulan la producción de colágeno y elastina, dando lugar a que la piel tenga un aspecto más suave. Adicionalmente, ayudan a disimular las arrugas más finas y las manchas de la edad. Crean uniformidad en el tono de la piel, eliminan los granos, reducen las cicatrices del acné, limpian los poros y otorgan un aspecto más fresco al cutis.

Por otra parte, los peelings pueden aplicarse en el cuello, el escote y las manos, para disimular las manchas del sol y las arrugas finas. Los dermatólogos recomiendan que después de las limpiezas profundas se debe aplicar una crema con protección solar, para que la piel quede más sensible.

Las limpiezas profundas profesionales se realizan en salones de belleza y requieren entre 4 y 5 días de recuperación.

Usualmente este tipo de peelings son aplicados con la finalidad de reducir las cicatrices del acné, las manchas causadas por el sol y las líneas de expresión.

Pero los cosmetólogos también aplican peelings profundos, los cuales son más drásticos y caros. Requieren la desensibilización previa de la cara, mediante un anestésico. La piel puede enrojecerse o inflamarse, y pueden aparecer ampollas que duran varias semanas, porque su acción penetra en las capas más profundas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!