La verdad sobre Dragon Ball Super es la siguiente: Gohan no volverá a luchar mas ni va a avanzar en sus transformaciones. En segunda instancia, Trunks del futuro no va a aparecer, ni Bardock , ni Mira,ni Veggeto,  ni Towa, ni Broly, ni Demigra o los timebreakers, ninguno de ellos aparecería en Dragon Ball super. Vegeta nunca va a transformase en Super Sayayin 3 ni en Super Sayayin God Rojo.

Todo esto lo digo porque ya los fans han hecho diseños y spoilers que en realidad nunca se han dado, sin que Toriyama los confirme, pues Toriyama siempre se sale con las suyas, con sus sorpresas simples y completamente distintas a lo que los fans hacen, es decir, les lleva la contraria.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Anime

Pues si Toriyama mostrara en la serie lo que anteriormente un fan hizo, dicho fan ganaría créditos y fama, ni si quiera lo que Toroyato ha hecho ha sido llevado a la pantalla, cada semana aparecen fans y spoilers dando falsas noticias y esperanzas de la trama de la serie y de sus posibles y futuros personajes, cosa que realmente nunca se da ni se ha dado, y por lo visto, los deseos de Toriyama, transformaciones y personajes son exclusivos de el únicamente  

Para muestra de la realidad, si nos ponemos a analizar, a lo largo del tiempo, Akira Toriyama siempre ha diseñado los personajes a su antojo, se esperaba que la transformación de Freezer mostrara cambios físicos notables cuando solamente fue el color a dorado, dejando a muchos spoilers y fans desacreditados y sin validez; se pensó que Vegeta iba a transformarse en Super Sayayin 3 y no fue así; Monaka nunca se transformó; Piccolo nunca se fusionó ni incrementó sus poderes, mucho menos se vieron nuevas técnicas.

Lo cierto es que solo Goku y Vegeta protagonizan la serie y que los demás guerreros Z se mantendrán en el olvido, y serán siempre como ahora lo son Yamcha Y Ten-Shin Han. Si miramos la serie, la música de fondo y los escenarios ya no son tan épicos y enamoradores como lo fueron en GT y cada vez, los personajes nuevos son mas bizarros y sencillos. 

Esa es la triste realidad.