En fechas recientes se estrenó en los cines mexicanos la película Dunkerque, la primera cinta dirigida por Christopher Nolan fuera de la ciencia ficción.

La historia habla del evento ocurrido entre el 26 de mayo y el 4 de junio de 1940, donde tropas alemanas deciden detener su paso para intentar sorprender a las tropas inglesas y francesas que se encontraba en de Dunkerque, al norte de Francia.

Con lo que no contaban los alemanes es que su mensaje había sido interceptado, lo que le dio a los ingleses tiempo de formular la Operación Dinamo, también conocida como el Milagro de Dunkerque, la cual tenía como objetivo el rescate de las tropas inglesas y francesas de la zona.

La película se centra más que nada en lo ocurrido durante los últimos días de la operación y no lo cuenta desde tres puntos de vista diferentes; lo sucedido en tierra, en el mar y en el aire, los tres puntos focales que llevaron a la salvación de más de 330,000 soldados aliados.

De Batman a la Segunda Guerra Mundial

Acostumbrados a sus trabajos de ficción, donde nos ha demostrado su excelente calidad de dirección (especialmente con la última trilogía de Batman) Dunkerque representa una nueva faceta y un reto para el cineasta inglés.

Dunkerque cuenta con una alta dosis de adrenalina, que te mantiene expectante de lo que está pasando en la pantalla en los diferentes flancos de la operación. Y si piensas que te perderás en algún punto por los cambios de escenario, la verdad es que está tan bien hilada la historia que es imposible que te pierdas en ella.

En cuanto a los efectos y la filmación, la película deja asombrado al espectador desde el primer minuto, con una fotografía impresionante, una producción de sonido envolvente y con efectos especiales que logran la ilusión de estar en el mismo campo de batalla.

Sobre las actuaciones, Nolan seleccionó a un grupo interesante para participar en el film. El reparto incluye a actores de la talla de Mark Rylance, Tom Hardy y Cillian Murphy con actores menos conocidos como Fionn Wihtehead, James Bloor y Barry Keoghan, sin mencionar el debut de Harry Styles en el mundo del cine.

Las actuaciones de los involucrados en el film se encuentran a la altura de la historia, con muy pocos diálogos logran transmitir la angustia, el miedo y la desesperación que los personajes viven en las costas de Dunkerque.

Dada la manera en la cual Christopher Nolan consiguió contar la hazaña de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial y la calidad con la cual está filmada, no sería de extrañarse que Dunkerque sea una de las películas nominadas para la ceremonia de los premios Oscar el de próximo año.