La 69ª entrega de los premios Emmy se vivió el domingo 17 de septiembre, desde el Microsoft Theater de Los Ángeles California.

El anfitrión del evento fue Stephen Colbert, quien entregó un monólogo divertido, irreverente y lleno de temas políticos, en el año más impredecible de la televisión. Series de tv abierta como “This Is Us” se unieron a la competencia contra los grandes del cable como “Atlanta” y “Westworld”, así como los favoritos del público en el internet como “Stranger Things” (Netflix) y “The Handmaid’s Tale” (Hulu).

Y para decepción de muchos, Game of Thrones no compitió este año debido a que su más reciente temporada no se estrenó durante el periodo que exige la academia para ser considerado.

Aun así fue una noche que lo tuvo todo: diversidad, política y sorpresas.

Política y sorpresas

Además del monólogo de Stephen Colbert, la mayoría de los artistas lucieron un listón azul durante su paso por la alfombra roja como apoyo a la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) y Alec Baldwin ganó el Emmy como Actor de Reparto en una serie de comedia, por su interpretación de Donald Trump en Saturday Night Live. Así que al momento de dar su discurso le dijo al presidente que “aquí estaba su Emmy”; ya que Donald Trump estuvo nominado en varias ocasiones por su programa “El Aprendiz”. Sin embargo, nunca ganó y acusó a la Academia de ser “falsa” y estar “truqueada”.

Aunque no todo fue muy bueno, ya que durante el monólogo hubo una aparición especial de Sean Spicer (ex secretario de prensa de Donald Trump) y para muchos fue algo terrible y de muy mal gusto; al igual que haber incluido a Roger Ailes (ex presidente del canal Fox) durante el segmento “In Memoriam”, ya que el final de su carrera se vio opacado por un escándalo de acoso sexual.

Diversidad

Aun así, esta entrega de premios fue en particular importante, ya que celebró la diversidad. Lenna Waithe (Master of None) fue la primera mujer afroamericana en ganar un Emmy como mejor escritora de comedia. Donald Glover (Atlanta) fue el primer hombre afroamericano en ganar un Emmy como mejor director de una serie de comedia. Riz Ahmed (The Night Of) fue el primer hombre de descendencia asiática en ganar un Emmy como mejor actor y finalmente Hulu fue la plataforma en ganar un Emmy por mejor serie dramática, venciendo por sobre todas las predicciones a Netflix.

Por supuesto, Julia Louis-Dreyfus se siguió coronando consecutivamente por Veep y aunque Kevin Spacey (House of Card) no ganó, al igual que Stranger Things; sí hubo algunas sorpresas agradables como la estatuilla de Sterling K. Brown por This Is Us y Big Little Lies, quien se coronó como una de las ganadoras de la noche, incluyendo a Nicole Kidman como mejor actriz. Quien durante su discurso junto con Reese Witherspoon, destacaron los roles que han tenido las mujeres en televisión últimamente y pidieron más papeles como estos.

Finalmente, la ceremonia llegó a su fin tres horas después con los grandes ganadores de la noche: Saturday Night Live (con nueve estatuillas en el categoría de comedia), seguida por “The Handmaid’s Tale” y “Big Little Lies” con ocho cada una. #Emmys2017 #ganadoresemmy2017 #grannocheparalatv