La relación entre Kate del Castillo y Netflix está más que cuajada, no hace mucho que el gigante de Televisión por Internet estrenó la serie "Ingobernable" (con pésimas críticas), y ahora presentan el documental "Cuando conocí al Chapo", en donde en tan solo tres capítulos se revelan datos que no conocíamos sobre el encuentro de la actriz y Sean Penn con el narcotraficante mexicano. Una pieza más del rompecabezas sobre el criminal más grande en la historia reciente de México y las drogas.

Kate, ¿perseguida por el gobierno?

Sobre Kate del Castillo se puede abrir un gran debate. Hay quienes defienden sus capacidades de actriz, yo no soy uno de esos, a mí me parece muy promedio, tirándole a mala.

Basta ver la mediocre producción que resultó ser "Ingobernable", pero ese no es el tema. Lo que es una verdad que nadie puede negar, es que, para bien o mal, está en boca de la mayoría gracias a la tormenta que desató al verse relacionada con Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Si bien el tema sobre el artículo que Sean Penn escribió para Rolling Stone está muy cubierto por los medios nacionales e internacionales, un nuevo detalle se agrega en el documental. Kate del Castillo desmiente varios puntos que el actor describe en su texto, entre ellos, que pasaron por retenes militares. ¿A quién creerle? La verdad es que nunca sabremos a ciencia cierta qué fue lo que en realidad pasó. Lamentablemente, en México, muchos sitios y rotativos se limitaron a ver que la noticia fue que la actriz mexicana tuvo relaciones con el estadounidense.

¡Triste que ahí vean que está la nota!

Por otra parte, en el último capítulo, Kate del Castillo centra gran parte de su discurso -y Netflix también- en acusar al gobierno mexicano de realizar una cacería de brujas contra su persona y lo argumenta de la siguiente manera: la actriz, que por ahora no ha querido pisar suelo mexicano, es la única que ha sido requerida por las autoridades nacionales para testificar sobre su presunta relación con el narcotraficante. Sean Penn y los otros dos cineastas presentes en los encuentros con el líder del cártel no han sido señalados, o al menos eso es lo que sabemos.

¿Y ahora?

Kate seguirá en Estados Unidos, al menos hasta el cambio de administración en el Gobierno Federal. Y mientras tanto, podría dedicarse a grabar -desafortunadamente- la segunda temporada de "Ingobernable". Sea como fuere, algo es seguro. La novela de Joaquín Guzmán está lejos de terminar.