Adolfo Lagos Espinosa era un hombre de 69 años que fue contratado hace cuatro años por Televisa y en la actualidad fungía como Vicepresidente de dicha empresa; además era también el Director de Izzi. Este empresario solía salir los domingos a diferentes lugares a hacer ejercicio en su bicicleta de por lo menos $200,000.00 y equipo especializado, obviamente que lo hacía con dos guaruras acompañándolo en una camioneta Cheroki dadas las circunstancias de peligro que se viven en México, sobre todo en las carreteras.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Anime

Versión de los guaruras sobre lo sucedido el día del supuesto asalto

Mientras Adolfo Lagos Espinosa hacía ejercicio a bordo de su costosísima bicicleta en la carretera federal México - Toluca en el Estado de México, dos delincuentes salieron de entre las nopaleras e intentaron asaltarlo, al darse cuenta, los escoltas intervinieron disparando hacia los delincuentes, mismos que salieron despavoridos y volvieron a internarse entre las nopaleras para desaparecer totalmente.

Los guaruras no los persiguieron debido a que vieron que Adolfo Lagos había resultado herido en el fuego cruzado, por lo que se dieron a la tarea de subirlo a la Cheroki y trasladarlo al hospital más cercano; pero una ponchadura de llanta les prohibió avanzar, por lo que una ambulancia los alcanzó un poco antes de la caseta de cobro y trasladó al agonizante Adolfo Lagos a un hospital privado de Toluca, al que desgraciadamente llegó ya sin vida.

Dudas que surgen tras haberse dado a conocer las investigaciones sobre el supuesto asalto

Se descubrió que en el lugar de los hechos habían nueve casquillos de bala, todos del mismo calibre y ¡oh sorpresa! todos correspondían a las armas que llevaban los escoltas del hoy finado Vicepresidente [VIDEO] de [VIDEO]Televisa [VIDEO]. Además, la bala que traspasó el estómago de Lagos y le provocó la muerte fue disparada por uno de sus escoltas (el chofer de la Cheroki) y es la misma y única bala que traspasó también la camioneta.

Otra cosa muy sospechosa es que no encontraron ninguna nopalera caída que comprobara la huída de los supuestos asaltantes. También resulta muy extraño que la llanta de una camioneta que siempre está lista para salir a carretera se haya ponchado de manera muy conveniente antes de llegar a la caseta de cobro, además de que el escolta asesino fue considerado inocente y no irá a prisión.

Las conclusiones a las que llegamos muchos mexicanos

Los asaltantes nunca existieron y los escoltas fueron aleccionados por asesinos de cuello blanco para que ejecutaran a Adolfo Lagos Espinosa. No sabemos cuál haya sido el móvil, quizá haya tenido información que perjudicaba a Televisa y al PRI, pero eso quedará en el aire al igual que quedaron en su momento las ejecuciones de Paco Stanley y Luis Donaldo Colosio.