Thomas Geoffrey #Fowler, padre de Kevin #Spacey y Randall Fowler, abusó, golpeó y violó a su hijo mayor desde que tenía 12 años, según lo cuenta Randall para el diario Daily Mail. Fue tan grande el tormento que el padre causó en la familia, que lo llamaban "la criatura". Formó parte del Partido Nazi Americano e incluso cortó su bigote como Hitler para simular su apariencia.

Randall amenazó muchas veces a su propio padre, advirtiéndole que si llegaba a tocar a su hermano, iba a ir con su madre a contarle todo y destruiría a la familia. Es por esta razón que su hermano mayor fue un valiente hombre desde muy pequeño; pasando por cuatro terribles años, nunca permitió que su pequeño Kevin viviera algo tan aterrador.

No es difícil imaginar que, a pesar de la protección de su hermano, vivió en una "casa de terror", un lugar gris.

Nada justifica las acciones de Kevin Spacey

Si bien, lo vivido por la familia del actor sufrió durante tanto tiempo, esto no justifica las acciones que se han revelado acerca de los abusos de Spacey. El actor ha sido acusado por abuso y acoso sexual, no sólo por el joven actor Anthony Rapp, sino por una serie de personas que trabajaron con el protagonista de House of Cards.

Por supuesto, que uno pensaría que al vivir algo tan perturbador, Kevin [VIDEO] elegiría un camino diferente, se comportaría como una mejor persona y evitaría que alguien más tuviera que pasar por algo similar a lo que él experimentó. Nos damos cuenta ahora, que al contrario de esto, lo que realmente pasó, fue que se repitieron patrones; no al nivel de su padre, pero sin duda es un comportamiento que se vio reflejado en sus hijos.

Por su parte, Randall ha pasado por tres matrimonios y montones de aventuras, sin ganas de comenzar una familia, por miedo a que hereden el gen que lo perturbó mucho física y emocionalmente.

El relato de Randall Fowler data del año 2004; sin embargo, las declaraciones del actual imitador de Rod Stewart, han revivido tras el escándalo que se ha generado acerca de abusos sexuales en #Hollywood. Ahora, Spacey se disculpa por sus actos y se declara públicamente homosexual, por medio de un mensaje en su cuenta de Twitter y ha comunicado que se someterá a un tratamiento, que lo ayude a superar su situación. Esperemos que pronto no sólo Kevin, pero todos los responsables de abuso en ésta y cualquier industria, salgan a dar la cara y paguen por las vidas que perturbaron o hasta destrozaron.