Finalmente se estrenó el capítulo 128 de Dragon Ball Super [VIDEO] el sábado pasado, y consigo nos trajo muchos momentos emotivos, escenas desgarradoras, peleas intensas, la caída de uno de los mejores guerreros y también, el retorno de un estado sagrado.

Primeramente hablaremos de lo que fue, o más bien, en lo que se basó este nuevo capítulo, y es que principalmente tuvimos la batalla final de Vegeta contra Jiren [VIDEO], que prometía bastante ya que el príncipe de los saiyajins dejaría absolutamente todo en el combate con tal de cumplir su promesa y proteger a sus seres queridos. La manera en que Jiren sobrepasaba fácilmente los poderes de Vegeta, que incluso por el desgaste masivo de energía que ha tenido a lo largo del torneo, ya ni siquiera pudo transformarse en súper saiyajin y peleó en su forma base contra un Jiren, a sabiendas que no podría hacerle ni siquiera un rasguño.

Esto que te mencionamos, fue muy conmovedor y emotivo, ya que durante la batalla Vegeta recordaba a su familia y su promesa con Cabba, que en realidad era eso lo que lo motivaba a continuar peleando, fue muy triste pero a la vez muy satisfactorio ver cómo poco a poco el mejor saiyajin que existe sucumbía ante el inmenso poder de Jiren, sin embargo el príncipe no se rendía y continuaba. Dichas escenas del combate, daban la sensación de como un guerrero sumamente orgulloso y admirable, caía poco a poco pero sin rendirse frente a una barrera irrompible, sin duda es muy grandioso mensaje el que nos deja la última batalla de Vegeta.

Finalmente y confirmando todo pronóstico, Vegeta cayó de la plataforma pero no sin dejar todo lo que tenía en la arena de combate, además de pedir disculpas a Bulma y sentirse decepcionado de el mismo por no poder cumplir la promesa saiyajin que le hizo a Cabba.

Ya como última acción, Vegeta le brindó lo poco que le quedaba de energía a Goku para que este se levantase (cabe recalcar que Goku estuvo prácticamente sin moverse durante todo el episodio gracias a la paliza que le propino Jiren) y continuara peleando, dejando todas sus esperanzas y las del universo 7 en él.

Próximamente a esto, Goku logra ponerse de pie y transformarse en Súper saiyajin Blue, para ofrecerle un leve combate a Jiren, quien obviamente lo venció tras darle varios golpes que hicieron a Goku, volver a su forma base.

Todas estas acciones parecían catapultar al universo 7 hacia la derrota, sin embargo, tal y como Vegeta lo hizo, Goku no se rindió y continuo peleando con Jiren en su forma base, no obstante el resultado fue el mismo, Jiren dándole tremenda paliza a Goku. Finalmente y antes de que Jiren le propinase el golpe final, un destello se miró en la plataforma, esquivando sorpresivamente el ataque definitivo de Jiren, todos anhelaban que fuera eso, y efectivamente, Goku había despertado una vez más el ultra instinto justo antes de perder y recordar toda la confianza que le tenían sus compañeros de equipo y universo entero.

Este capítulo fue sin duda uno de los más épicos, en él, no vimos muchos ataques de energía o destellos de transformaciones, solo combates puros a puñetazo limpio, y recalcamos, era evidente el sentimiento que daba ver como poco a poco Vegeta caía, pero a la vez se aferraba a continuar su combate, impulsado por su necesidad de proteger a su familia y de cumplir su promesa saiyajin con Cabba.

Nos gustaría saber, ¿Qué opinas acerca de este episodio?, ¿Te gustó, no te gustó y por qué?