¿Qué mexicano no recuerda la primera temporada de 'El Privilegio de Mandar' que se estrenó en 2005 como una serie televisiva de sátira política y se convirtió en un suceso mediático rumbo a las elecciones presidenciales de 2006? Fue una seria muy exitosa en nuestro país transmitida por El Canal de las Estrellas de Televisa, la cual contó con la participación de Arath de la Torre, Pierre Angelo, Angélica Vale, Carlos Espejel, Eduardo España y otros grandes comediantes mexicanos.

El regreso de la exitosa serie doce años después

En el 2017 se inició la segunda temporada de la serie por internet a través de Facebook y You Tube, regresó con los actores Eduardo España, Pierre Angelo, Héctor Sandarti, Alfonso Villalpando y Dalilah Polanco por iniciativa de los mismos cómicos y sin el apoyo de Televisa como en otrora época.Se puede leer en la página de Facebook del programa: Ante el actual escenario político nacional y la preponderancia de las redes sociales como transformadoras de los medios de comunicación convencionales, un renovado grupo de talentos relanza 'El Privilegio de Mandar'

Dado que el programa en línea ha tenido mucho éxito y Televisa necesita programación de calidad ante la quiebra financiera por la está atravesando, lograron llegar a un acuerdo con los productores de la serie para transmitirla en su barra de comedia del canal Las Estrellas; y fue así como el pasado lunes 29 de enero comenzaron a transmitirla a las 11:00 pm obteniendo un rotundo éxito y superando por mucho el reiting de su rival TV Azteca.

El personaje Doña Margara Francisca es quien manifiesta el sentir del pueblo mexicano ante las incongruentes alianzas que se han dado entre los partidos políticos en busca del poder, así como las campañas de descrédito que los precandidatos de dichas alianzas están llevando a la práctica. No podían faltar en la serie las manifestaciones de la enorme corrupción que se vive entre los delincuentes de cuello blanco de la política nacional y el fenómeno de AMLO que también forma parte de la corrupción pero ha dado en hacerse pasar por el Mesias mexicano ante un electorado deseoso de salvación por todos los atropellos de que ha sido objeto en la última década.

Ha sido, sin duda, el mayor acierto de Televisa incluir esta serie en su programación, pues se trata de una sátira política de calidad que puede lograr que su empresa tome un pequeño respiro ante los problemas financieros por los que atraviesa.