Seguimos viendo Steven Universe mientras se acerca la fecha de tan esperado regreso de la temporada cinco de la serie [VIDEO], y seguro uno que otro se pregunta cómo es que alguien puede entretenerse con la primera parte de la caricatura mientras que están pasado toda una serie de cosas impresionantes en la quinta.

Bueno, si bien es cierto que Rebecca Sugar y su equipo han estado haciendo un excelente trabajo en esta temporada que se está transmitiendo, no podemos olvidar que fue gracias a la primera parte que todo esto vio la luz.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Fue gracias al éxito que acumuló la serie en Cartoon Network que llegó a donde se encuentra, así que si todavía no han visto esta parte de la historia o lo están aplazando para verlo después, les recomiendo que no lo hagan y la vean desde el principio.

Seguro se encontraran más de una sorpresa agradable.

Este es el tercer capítulo de Steven Universe.

Un amigo necesitado

El capítulo Frybo comienza con Steven peleando con sus pantalones. Si, lo sé, es extraño pero así sucede. Steven está buscando sus pantalones cuando se encuentra con una Perla preocupada a causa de un extraño fragmento de cristal, el cual puede reanimar la tela y crear un monstruo con ella. Tras la explicación la Gema se va a buscar el fragmento, lo que deja a Steven solo con unos pantalones nada amigables que, gracias a la perseverancia del niño por fin obedecen a su amo.

¿Se imaginan algo así aplicado a la vida ordinaria de los humanos? Bueno, Steven se encarga de llevarlo a ese punto cuando ve que su amigo PeeDee está inconforme con el trabajo que le dio su padre como la botarga Frybo.

Ok, esta no ha sido una de las mejores ideas que podía haber ejecutado Steven, más si se tiene en cuenta que al principio se encontraba luchando con sus pantalones por culpa de ese cristal. En fin, si hay algo bueno que se pueda sacar de este capítulo es la camaradería que tiene el joven Universe para con sus amigos. En cuanto vio lo mal que lo estaba pasando PeeDee quiso ayudarlo en lo posible y por eso hizo lo que hizo. Si intención era buena, aunque el resultado de la misma fuera un desastre.

Steven y sus poderes

En el segundo segmento vemos a Steven lidiando con un problema bastante peludo, y todo por culpa de su inexperiencia usando sus poderes. La historia comienza con Steven y su padre, en medio de una batalla de agua que se vuelve un poco injusta por culpa de cierto gato lila que llega a bañarlos con una manguera. Se descubre que este gato es Amatista y, tras varias demostraciones la gema ayuda a Steven a cambiar de forma con resultados un tanto extraños. Uno de sus dedos se transforma en gato, lo que después deriva en otros cuatro gatos más, que resultan en cinco gatos más y así consecutivamente.

Pobre Steven. La verdad es que si me dio pena verlo en este capítulo, y no solo por su clara inexperiencia con el tema de las transformaciones, sino por el hecho de que el chico no recibió una ayuda en forma por parte de las Gemas. Justo cuando las tres ven lo que le está pasando es cuando tienen que irse a una misión muy importante, lo que provoca que busqué ayuda en la persona menos esperada: su padre.

Este tercer capítulo tiene de todo y a partes iguales, desde un problema que involucra de lleno a Steven hasta un inconveniente que es provocado por él. Si todavía no han visto, deberían hacerlo.