En Dragón Ball Super [VIDEO] está por debutar la mayor pelea en la historia de toda la franquicia, lo que requerirá que Goku alcance nuevas alturas de poder para derrotar a Jiren del universo 11.

En este momento, los fanáticos están enamorados de la apariencia del saiyajin en ultra instinto perfecto, y de las imágenes épicas de Goku y Jiren luchando en los niveles superiores en comparación a los otros guerreros. Sin embargo, una vez que la pelea termina, y la exageración alrededor de ella se apaga, este último paso en la evolución de Goku será el tema de mucha discusión, como debería ser. Debido a este último power up, provoca que Goku ya no pueda ser el personaje principal de Dragon Ball.

Demasiado fuerte para los mortales

Lo primero que se ve después de que Goku se evolucionó a la forma perfecta del Ultra Instinto, debido a que ha roto un límite que incluso los dioses y los ángeles están impresionados. De hecho, la escena de transformación de Goku en el episodio 129 vio a todos los espectadores (incluidos los Dioses de la Destrucción, Ángeles, Zenos y Gran Sacerdote) marcando el hito de tener un simple acceso mortal a un poder que los mismos seres divinos luchan por alcanzar.

Si Goku se ha convertido en alguien más poderoso que los dioses, la idea de tenerlo con los guerreros z de la Tierra sería como tener a Yamcha o Krillin como personajes principales, enfrentando a villanos como los de las últimas temporadas de Dragon Ball Z o en Dragon Ball Super, esto simplemente no tendría sentido.

Además de la nueva transformación de SSGSSE de Vegeta, Goku supera a los otros Guerreros Z hasta el punto de que cualquier historia futura que lo use como combatiente central requeriría un nivel de villano y batalla que haría irrelevantes a los otros personajes. Y eso va en contra de todo lo que se ha visto en dragón ball hasta el momento

¿Cuál sería el punto?

En caso de que nunca hayas entendido esto: Dragon Ball es amado en todo el mundo y en tantas culturas diferentes, principalmente por su atractivo de "empoderamiento de la fantasía". Sin embargo, si la serie comenzara repentinamente a girar alrededor de un personaje que ya no tiene como evolucionar más, entonces Dragon Ball estaría sacrificando su mayor punto de venta como serie.

Más al grano: sería aburrido. La mitad de la diversión de ver a Dragon Ball es emprender el viaje desde donde comienzan los niveles de poder de Goku y compañia Hasta donde terminan, teniendo que entrenar duro y romper los límites para poder tener mejores enemigos de poder creciente.

Con el Migatte no Gokui perfecto, Goku tendría un nivel que podría lidiar con casi cualquier amenaza; y si tendría que seguir mejorando para ganar la pelea, entonces sería un camino por el que caminaría solo.

Dragon Ball ha ido tan lejos como puede con el viaje de entrenamiento y evolución de Goku. Pero si bien puede que ya no sea apto para el centro de atención, todavía hay una forma de que se ajuste a la franquicia.

Después de los eventos de Dragon Ball Super, Goku estará en un nivel que rivaliza con los poderes de los dioses, lo que significa que Super podría terminar con Goku teniendo que asumir un nuevo rol: protector cósmico.

El viaje de Goku siempre ha consistido en obtener más poder: su conexión con su familia y amigos (como sus propios hijos) siempre ha sido un segundo distante y un bromista en desde hace años. Después de vencer a Jiren y ganar el Torneo de Poder, Goku podría fácilmente ser reclutado como un dios más, para ser más entrenado por los gustos de Bills y Wiss para un nuevo papel como campeón universal o la disuasión para una nueva amenaza importante en el horizonte.

Ese cambio sería similar a la temporada final de Dragon Ball Z [VIDEO], que vio a Goku pasar el rato en la otra vida durante gran parte del tiempo. En este nuevo contexto, la próxima serie de Dragon Ball se desarrollaría con personajes como Goten, Trunks y Gohan como líderes; Goku estaría "fuera del planeta" haciendo un rol divino, hasta que algún suceso inesperado lo traiga de vuelta para ayude a la nueva generación de guerreros.