Resulta imposible pensar en este proyecto sin entender las dimensiones que tiene para aquellos que, desde ‘Iron Man’, han asistido a las salas de cine para ver a gigantes verdes, soldados superhumanos y armaduras de alta tecnología. No es exagerado afirmar que es la cinta más esperada del año y la más importante de 2018.

Con esas enormes expectativas llega ‘Avengers: Infinity War’ a las salas de cine. Una década después, Thanos por fin hace su aparición y es el deber de todos los héroes el buscar una forma de detener al titán. Para esto, se formarán varios frentes que buscan evitar que el villano ponga sus manos en las Gemas del Infinito que están en la tierra, protegidas por los guardianes del mundo.

‘Avengers: Infinity War [VIDEO]’ es la película más Marvel del universo Marvel (nos disculpamos por la redundancia). Esto quiere decir que puedes esperar de ella las mismas características que han definido a su universo: sentido del humor, acción, fanservice y una historia que está lejos de ser perfecta. Thanos cumple el deber mínimo de no decepcionar y entrega una faceta diferente del villano. Es una película llena de tensión y momentos épicos. Más importante, su final es una trampa muy bien diseñada, perfecta para tenernos pensando en la película hasta 2019.

Un homenaje al universo Marvel

La primera advertencia/recomendación que se le puede hacer a ‘Avengers:Infinity Wars’ es que debes esperar la misma fórmula que Disney ha trabajado por años con estos filmes. Igual que las películas que la precedieron, esta cinta es un producto de fábrica milimétricamente hecho para traer cuántas personas pueda a las salas de cine.

Esto es positivo y a la vez es negativo dependiendo del punto donde estés parado.

Porque si eres de los que odian las películas de Marvel, los problemas de la cinta saltarán a la vista con una sola asistencia a la sala. Su historia, por ejemplo, abusa demasiado de la terquedad de sus protagonistas, que a momentos resultan ser una mayor amenaza para la tierra que el mismo Thanos. Tampoco le apuesta a hacer algo diferente y, si se mira con lupa, propone lo mismo que ha mantenido al género estancado en la década más reciente .

Por otro lado, si eres un fan de Marvel es seguro que perdonarás estos detalles porque la cinta cumple lo que promete: acción, emoción y una historia que entretiene de momento a fin. Sus protagonistas tienen carisma y hay momentos que logran despertar sinceros aplausos de la audiencia comprometida.

La tensión de la despedida

Una de las cosas que se le pueden reconocer a ‘Avengers: Infinity War [VIDEO]’ es la manera en la que logra mantenerte despierto durante toda su historia. Desde el primer acto es claro que estamos ante el capítulo final de esta historia. Por ese motivo, ni villanos o héroes están a salvo de caer antes de que los créditos rueden.

Esta sensación de peligro está alimentada también al saber que será la última vez que algunos de sus actores interpretarán a los héroes que los hacen famosos. De esta forma, el espectador no asume (como sí se podía con otros filmes) que sus personajes favoritos están a salvo de todo mal. ‘Avengers: Infinity War’ consigue hacerte creer que la muerte está a la vuelta de la esquina y que más de un vengador no saldrá con vida de su encuentro con Thanos.

Como resultado, cada batalla tiene más peso y se siente más feroz que antes. Cuando un nuevo aliado aparece, el público estalla en aplausos recibiendo a su salvador. Cuando un villano toma la ventaja, todos en el teatro resisten la respiración esperando el golpe mortal. Marvel maneja de manera magistral la tensión de esta guerra por el universo.

Thanos: el reto y la respuestas

Una de las cosas que más generó dudas en ‘Avengers: Infinity War’ fue su villano. Es que la franquicia no tiene precisamente el mejor historial en lo que a sus ‘malos’ respecta, con contadas excepciones. En esta ocasión tenían que presentar a una amenaza que uniera a todos los héroes de su universo, que fuera recordado como el ‘mejor antagonista’ para la ‘mejor película’ de la franquicia. La barra era bastante alta.

Marvel no incumple (al menos del todo). Sin duda, Thanos no es el peor némesis en su galería de villanos, pero tampoco clasifica como el mejor. Es el más poderoso, por lo que desde el principio se presenta como una amenaza que requiere de la cooperación de todos los héroes. Dicho esto, se agradece que Marvel no tomara la ruta fácil de hacerlo el monstruo unidimensional cuyo único fin es la destrucción y dominación del universo.

De hecho, la película se toma bastantes libertades con respecto a su personalidad y motivación (al menos si lo comparamos con los cómics). El resultado es un villano más redondo y fácil de entender. Es incluso posible que algunos sientan empatía o comprendan la demente motivación que lleva al titán a buscar la muerte de millones de vidas. La conclusión es que, en el caso de Thanos, el resultado pudo ser mucho peor. Agradecemos que este no sea el caso.

El fanservice potenciado

Uno de los puntos de venta de ‘Avengers: Infinity War’ era el enorme número de héroes que aparecen y el hecho de que algunos se encuentran por primera vez. En ese sentido, la cinta maneja la misma emoción que el primer filme de ‘Avengers’, cuando la audiencia solo quería ver a Thor, Hulk, el Capitán América y Iron Man pelear del mismo lado (o entre ellos).

La película está llena de esa misma sensación de asombro y fanservice. Es claro que las reuniones, reencuentros e interacciones de ciertos personajes están pensados con el único objetivo de sacar ese niño interior de todos los que asistimos. Ver a tantos héroes en la pantalla al mismo tiempo es algo que consigue emocionar a cualquiera, en especial cuando hay una química entre ellos.

‘Avengers: Infinity War’ también premia a los fans con ciertos momentos que solo podrían ser posibles en esta historia. Es una caja de juguetes en la que todo el momento algo asombroso está pasando. Para algunos, esto puede significar en una sobrecarga de cosas (héroes, lugares, explosiones, humor). En lo personal, esta cinta parece el lugar indicado para que esto ocurra, es la promesa cumplida de reunir a sus personajes por un breve momento.

Sobre el final…

Por obvios motivos no podemos hablar mucho del final (al menos no sin dar monumentales spoilers). Así que seremos breves y lo más vagos posibles en este punto. Valga decir con que cumple la función de dejarnos con ganas de ver la conclusión de esta historia. Quizás el método con el que lo hace no sea del gusto de muchos, pero eso es un tema para otro artículo.