Aunque fue complicado llegar a la Sala Silvestre Revueltas, en el Centro Cultural Ollin Yoliztli, el auditorio registró un lleno total a la espera de la banda original de la cantante Amy Winehouse [VIDEO]. Con fallas de audio inició el concierto, mientras que muchas chicas en lugar de apreciar lo que veían y escuchaban en el escenario se dedicaron a criticar el atuendo de la vocalista suplente, Manuela Panizzo.

¿Cuántas veces tendrás oportunidad de escuchar a la agrupación que acompañó y fue testigo de las últimas melodías de Winehouse? ¿Por qué no solo disfrutar y ya? Por algo Miles Davis decía que odiaba las entrevistas, odiaba que le preguntaran sobre la ropa que vestía, en lugar de cuestionarlo sobre su propuesta.

Los integrantes revivieron temas como 'Black to black' y 'Love is a losing game'. En el ensamble de alientos unas saxofonista deleitó y soleó al ritmo de las melodías de la cantante que ahora forma parte del grupo de los 27. En este recital, por el concepto que manejaron, era de esperarse que no hubieran grandes luces o producción. Con la música fue más que suficiente, tal parece que al público no le agradó y calificaron la presentación como "improvisada". ¿Cuándo será que tengamos un público que escuche, en lugar de estar usando Instagram, un público que realmente escuche?