Edward Furlong, de Gendale, California, EUA, creció con su tío y su tía. A la edad de catorce años, trabajó como John Connor, su primer y más famoso papel en Terminator 2 - Day of Reckoning. Él trabajó en los años siguientes, llegando a obtener incluso papeles en películas como Pet Sematary [VIDEO]II (1992) o Escaneo del Cerebro (1994), pero lamentablemente como muchos otros actores adolescentes luchó con problemas de drogas y entró en conflicto con la ley.

Entre otras cosas, su condición aseguró que Edward Furlong no pudiera repetir su papel de desfile en Terminator 3 - Rebellion of the Machines (2003) y fue reemplazado por Nick Stahl.

El actor fue visto con más frecuencia en B-films y no pudo continuar su éxito temprano. Una excepción es el drama American History X (1998), en el que fue capaz de causar un revuelo nuevamente como el neonazi Danny Vinyard. Esto fue seguido por papeles menores en películas como la comedia de acción The Green Hornet (2011) protagonizada por Seth Rogen.

El descenso de Edward

A pesar de la fama obtenida, a través de la película de acción como Terminator [VIDEO] y de haber aparecido en consecuencia en el video de la banda sonora de la película que en su momento fue Guns And Roses, este actor nos ha dado un espectáculo, pero su descenso parece ser indetenible.

Algunas personas creen que el único papel resaltante de Edward Furlong fue el de John Connor en Terminator 2: El Juicio Final (Judgment Day).

Sin embargo, Terminator fue seguido por un número de proyectos, un poco menos notorios pero muy bien aceptados por la audiencia y la crítica estadounidense, en los que actuó junto a Meryl Streep, Jeff Bridges y Tim Roth. También es conocido por su sorprendente actuación en Historia Americana X (American History X) con Edward Norton.

Y desafortunadamente ese fue el punto después del cual su carrera comenzó a decaer. Las drogas duras, el alcohol y los problemas con la ley no le dieron oportunidad a su carrera. Fue arrestado en numerosas ocasiones por violencia doméstica: primero contra su esposa, luego cada chica con la que empezaba a salir se veía forzada a introducir una orden de restricción contra Edward, las cuales él infringía repetidamente. En 2013, para evitar una sentencia a prisión fue obligado a ir a rehabilitación. Es el típico caso de un gran actor durante su infancia, que nos dejó excelentes películas, las cuales obtuvieron grandes audiencias y éxitos en taquilla, pero su carrera no terminó como debería.