Siguiendo con la reinvención de las películas [VIDEO] clásicas de Disney [VIDEO], es tiempo de hablar sobre un filme que, si bien muchos alabaron por su fotografía, diseño de vestuario y banda sonora, parece ser que cometió el mismo error que en su momento se vio con Maléfica. ¿Quieren saber de qué habló? En un momento lo descubrirán.

El liveaction de La Cenicienta fue lanzado en el 2015, bajo la dirección de Kenneth Branagh. Está basada tanto en el cuento homónimo del autor Charles Perrault, como en la versión animada de 1950 de la misma casa productora. En la película se buscó no solo darle un nuevo empuje al personaje de la cenicienta y a su historia, sino también darle un giro más profundo a la trama y a varios de los personajes, tanto recurrentes como secundarios.

¿Se logró el cometido?

Érase una vez, en un reino muy lejano…La historia nos presenta a Ella, una pequeña que vive en compañía de sus padres en la finca familiar. Gracias al carácter apacible e imaginativo de su madre, la niña aprende a creer en la magia a muy corta edad; entabla una inocente amistad con algunos de los animales que viven en el terreno y se muestra feliz por la vida que lleva con sus padres. Esta situación termina cuando su madre muere por culpa de una enfermedad que se la lleva, no sin antes prometerle que será buena y bondadosa durante toda su vida.

Tras varios años de vivir solo con su padre, este se casa por segunda vez con la elegante y altiva Lady Tremaine, la cual llega a la casa en compañía de sus caprichosas hijas, Drisella y Anastasia. A pesar de sus actitudes desagradables, Ella las recibe con los brazos abiertos y las ayuda a acomodarse en la casa, para que puedan acoplarse a la vida en la finca, y por culpa del viaje de negocios que realiza su padre a los pocos días, la chica empieza a ser relegada de su lugar en la casa familiar.

La situación se agrava cuando unas terribles noticias llegan a la casa en forma de carta. Su padre ha muerto de una enfermedad, y ahora no existe ningún poder que la proteja de los actos crueles de su familia política. ¿Podrá salir airosa de su nueva vida?

Conociendo a los habitantes del reino

En el apartado de personajes tenemos un elenco que, si bien no me convenció mucho al momento de llevar la trama a flote, creo que hicieron un buen trabajo dando vida a los personajes que se les designó. Desde Cate Blanchett como la orgullosa Lady Tremaine, pasando por Holliday Grainger y Sophie McShera personificando a sus hijas; incluso Stellan Skarsgård como el consejero del rey. Creo que lo que falló en esta parte de la película fue que a estos cuatro personajes se les intentó dar un trasfondo más humano y, en el proceso terminaron por romper aquello que hacía despreciables a sus figuras (menos en la del consejero, que en la versión original era uno de los personajes buenos). Los demás actores en el elenco son Lily James como Cenincienta, Richard Madden en el papel de Kit/el príncipe, Helena Bonham Carter como la hada madrina, Nonso Anozie como el capitán de la guardia, Hayley Atwell como la madre de Ella y Ben Chaplin como su padre.

En los escenarios vemos un muy buen trabajo, en cuanto a las ambientaciones y locaciones, que se emplearon para poder grabar esta película. Como dije en el inicio de la reseña, si hubo algo que hicieron bien fue esta parte, ya que se nota una clara mejora en cuanto al CG que se usó, así como un balance entre los efectos y los sitios reales en donde se grabó.

¿Mi recomendación? Es cierto que la película tiene varios errores en cuanto a ejecución y trama, pero estos fallos no opacan por completo los puntos buenos que posee el largometraje. Vale la pena que la vean, para que admiren aquellos puntos que fueron ejecutados correctamente.