Cantante, dramaturga e instrumentista: toca la trompeta y la guitarra "para defenderse en el escenario". Sol Pereyra es una guerrera de sonidos. Desde hace 12 años vive de la Música que compone y cuando inició su carrera decidió que sería autogestora. En esta ocasión charla con Music Life sobre los retos que implica el ser parte de la escena emergente.

“Soy la cabeza de mi equipo, pero tengo gente aliada desde distintos puntos para que me ayuden con la distribución, en la producción, Silvano Zetina, ha sido mi coequiper clave. De alguna manera se me han abierto puertas luego de tantos años de invertir en mi proyecto”.

“Cuando recién empezaba quería conseguir fechas en donde fuera que me respondieran, ya que veían el show les gustaba.

Con el tiempo me di cuenta que los empresarios apoyan solo cuando ven movimiento”.

La cantante piensa que las redes sociales cumplen una función muy importante en la gestión musical independiente, por eso las usa como una herramienta fuerte a la hora de trabajar y difundir sus canciones.

Préndete

La fórmula que le funciona, si es que existiera alguna, es que las personas recomienden sus discos “de boca en boca”. Sorpresivamente hace unos meses, la rola ‘Nadie te preguntó’ se hizo viral en redes sociales y fue motivo de memes. La argentina platica que no la creó con esa intención, pero que le resulta muy divertido.

“El meme de mi canción es un claro ejemplo de cómo hay gente que quiere mandar todo a la fregada, sobre todo a las personas que nos dicen qué y cómo vivir nuestra vida. Siempre nos saturan con opiniones y mi respuesta es esa: ¡nadie te preguntó! El que se haya hecho viral fue un azar y me divierte que haya llegado más allá”.

“Si hubiera compuesto la canción con el fin de hacerla viral, te aseguro que no me hubiera funcionado. Lo que hice en el último disco, ‘Préndete’, fue abrir la puerta a otros músicos en la composición, aparte de la producción como sucedió con Silvano Zetina, para crear con ellos. Eso me parece que siempre enriquece los proyectos”.

“Estábamos muy clavadísimos con la grabación de ‘Préndete’, pero desde un principio lo pensamos como un disco que se pudiera bailar. Para mí es algo auténtico, algo políticamente incorrecto y muy bailable”.

Para poder grabarlo se guió por la plataforma Fondeadora y así fue como logró juntar recursos, gracias a sus fans que aportaron con donaciones. ‘Préndete’ incluye diez temas en los que suena el reggae, el rock y el hip-hop. Es una invitación a que las personas se salgan de su zona de confort y se dejen llevar por las melodías.

En el material, compuso tres canciones con Silvano (La impositiva, El elefante y ¡Vamos dale!) y una con Andres Clifford (Brillar), el último mencionado sonó en Los Cocineros, grupo de reggae, bolero y ska, en el que Sol participó como fundadora en Argentina y grabó siete discos.

-¿Por qué decidiste ser solista?

“Me fui de los cocineros porque estuvimos unos ocho años muy vertiginosos, en los que cosechamos cosas lindas en corto tiempo y también hubo desencuentros que hicieron que necesitara seguir activa con mi camino y a mi tiempo, por eso me enfoqué en mi proyecto solista”.

-¿Qué diferencia notas entre la escena emergente en México y Argentina?

“Ahorita vivo en Argentina, pero tengo planes de regresar a México. En los dos países es igual de complicado vivir de la música porque no son muy amables ciertos circuitos con los artistas independientes. Más que lograr vivir, a veces sobrevivimos; creo que el secreto está en nunca parar de moverte”.

México se convirtió en pieza clave para su desarrollo artístico. Formó parte de la banda de Julieta Venegas por cinco años y ya que vivió en tierras aztecas grabó cuatro discos de estudio: Blablabla (2009), Comunmixta (2011), Tírame agua (2014) y actualmente se encuentra con la promoción de Préndete (2017).

-¿Consideras tu trabajo como música de protesta? Noto por tus redes sociales que te afectan casos como el de los 43, por ejemplo…

“Las injusticias siempre afectan a menos que vivas desconectado del mundo creo que a todos les impacta. Me afectan los feminicidios, me duele que maten periodistas, que desaparezcan estudiantes, me duele la impunidad y la indiferencia ante eso. La música de alguna manera es mi herramienta para protestar, decir y hacer”.