Para desglosarlo con un poco más de detalle, retomamos donde lo dejamos la semana pasada con la pequeña Charlotte Linlin destruyendo la aldea de los gigantes y matando a uno de sus dos jefes. Nos enteramos de que Madre Carmel fue, de hecho, la usuaria original de Soul-Soul Fruit, que utiliza para realizar un "milagro" que despeja el fuego en un intento por salvar la vida de Linlin de los gigantes enojados. Linlin está desmayada durmiendo, y todos sabemos que ella es capaz de empeorar si se salva.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Anime

Las intensas súplicas de Carmel para el perdón y el compromiso tienen éxito, y el jefe gigante restante exilia con lágrimas a Carmel y su orfanato a otra isla donde descubrimos que Carmel realmente está reuniendo a estos poderosos niños para que pueda criarlos y venderlos al Gobierno Mundial.

Linlin podría convertirse [VIDEO]en una poderosa marina si el precio es el correcto.

Historia de Big Mom

El canibalismo viene con el sexto cumpleaños de Linlin. Después del exilio, la madre Carmel ha estado poniendo una sonrisa mucho más cálida (algo que se vuelve siniestro después de saber la verdad sobre ella), y finalmente los niños celebran a Linlin con un croquembouche de cumpleaños, un guiño a la comida que Big Mom ansiaba. comienzo del arco Linlin está tan feliz de que llora, y se abrocha su camino hacia un maravilloso estado de aturdimiento, solo para despertarse y ver a todos desaparecer. La historia es prudente para no mostrar demasiados detalles, y Linlin nunca parece juntar dos y dos, pero la realidad es bastante obvia.

Sentado en él un poco más, este episodio es una representación estelar de cómo se supone que este flashback hace sentir al público; es una perversión de lo que espera de un trágico modelo de apoyo en One Piece y la función narrativa que normalmente ofrecen los flashbacks [VIDEO].

Hemos visto a One Piece ponerse peligrosamente oscuro en el pasado (tu historia de fondo ya no está triste a menos que hayas sobrevivido al menos a dos genocidios) pero normalmente sirven como un nivel emocional bajo para contrastar con el eventual final feliz de un personaje. Los villanos normalmente no reciben flashbacks, pero Eiichiro Odaha estado sumergiendo su dedo del pie en ese estanque en los últimos años.

Doflamingo explicó su pasado, pero su historia estaba directamente relacionada con la de Trafalgar Law y, en última instancia, no enriquece mucho el arco. Big Mom, por otro lado, está consolidada como una fuerza destructiva de la naturaleza. Cuanto más entiendes sus sentimientos y daños, más te das cuenta de que es un niño en desarrollo detenido; una bola de fuego emocional que se ha estado expandiendo durante años sin oportunidad de introspección.

Esta semana está plagada de florituras que hacen que el producto final se sienta mucho más comprometido de lo habitual

Cinemáticamente, la escena del canibalismo es ambigua, como lo fue en el manga, lo que significa que las posibilidades son infinitas a la hora de adaptarlo a la pantalla.

El episodio se apoya fuertemente en pistas OST realmente clásicas, el tipo de cosas que me he estado perdiendo terriblemente. Es el más animado y verdaderamente One Piece que el Anime ha sentido en un buen rato, y está totalmente a favor de ese desprendimiento irónico que estaba buscando la semana pasada. La revelación de Madre Carmel incluso coincide con los niños cantando 'Bink's Sake' de todas las cosas, y la atmósfera es increíblemente espesa.

Esto es casi tan morboso como este espectáculo sin volverse explícitamente violento, más espeluznante por el eventual final no del todo feliz del arco. Este es un examen de los temas de perdón y compasión de One Piece llevados a su punto de ruptura, donde la madre indulgente es una mentirosa manipuladora que creó a la madre aún peor que nunca comprenderá realmente ni se preocupará por el significado de sus acciones.

El episodio termina con nosotros en el presente, y Big Mom llora por la imagen rota, algunos de los mejores gritos guturales de Mami Koyama hasta ahora, y estarías tentado de sentirte mal por ella si su arrebato no fuera tan frikín ' de miedo.