La sociedad mexicana vive tiempos férreos donde la violencia rebasa índices alarmantes desde hace algunos años a la fecha. Las razones son muchas, y las responsabilidades también, compartidas entre el estado y la sociedad civil. Podemos señalar como una de esas causas, la naturalización de la violencia por parte del pueblo mexicano; los contenidos en medios masivos de comunicación han provocado que lejos de generar consciencia sobre la situación actual, se glamorice el acto delictivo. Bombardeados de actos criminales, el juicio ya de por si maltratado del público mexicano, está perdiendo por fin todo sentido común y lógica humana. Así se puede notar con la nueva polémica que ha provocado ‘El Señor de los cielos’ en su sexta entrega.

El asunto

Después de la conmoción de saber que la serie de TelemundoEl Señor de los cielos [VIDEO]’ tiene ya seis temporadas, viene un sofocón mayor, el revuelo que ocasionó el beso entre dos hombre en uno de los capítulos de la narconovela más popular de los últimos tiempo.

Por supuesto que no es para nada sorpresivo que las mentes puritanas sean las mismas que consideran es apropiado llevar al estatus de héroe a un delincuente.

Lo que llama la atención es la forma en que aparentemente protesta la gente en defensa de lo “bien visto”.

La cuestión, como seguramente usted bien lo sabe, es que en uno de los últimos capítulos de la famosa serie que ha corrido por todo el continente americano, dos de sus actores principales, protagonizan una orgia con varias mujeres en paños menos, además, de que al calor del momento Omar Terán (Jesús Moré) y Jaime (Alan Slim) deciden darse tremendo beso que a más de uno escandalizó.

La queja

Olvídese usted del argumento tercermundista de las relaciones entre personas entre el mismo género; eso por triste, podría ser algo común. Lo preocupante del caso, es que muchas de los televidentes que hicieron notar su inconformidad en redes sociales, argumentaban que era insultante que se diera ese mensaje a los niños que a esa hora aún están pendientes del televisor.

Esto por supuesto provoco la risa ante la doble moral de los fanáticos del serie de uno de los capos más importantes en la historia de nuestro país, y es que habría que informarles a aquellos puristas que aunque el beso gay no tuviera lugar en esta sexta temporada, esta misma, una serie de violencia y sexo explícito, no es precisamente el contenido del que deberían estar pendientes sus hijos.

Lo patético

De lado del ya muy solicito lugar común, resulta insultante y francamente patético, que los padres de familia disfracen aquellas voces homófobas e ignorantes, evidenciando un problema aún peor: el delgado juicio sobre lo que esta bien y mal para el desarrollo de sus hijos en el ceno familiar. Además, claro, de que resulta mucho más natural para ellos, que un ser destace, dispare, acuchille, viole o secuestre a otro ser humano, que un beso entre dos hombres, que en el ultimo de los casos, es una expresión de amor; actos abismalmente opuestos.

Circulo cerrado

En un pueblo que sobrevive como puede y que día con día pierde más y más el sentido crítico sobre lo que esta bien y mal para llevar el pan a la mesa o salir de la miseria cotidiana, resulta un aliciente aspiracional ver como se puede ganar dinero de la forma más simple, aun costo muy bajo: los derechos y tranquilidad del resto, por lo menos así lo plantean las serie.

Sumado a ello, en un mensaje aterrador: equipar ese grado de violencia con una relación de tipo homosexual.

Todo mal de pies a cabeza con este tipo de contenidos, y cuyo único legado es la proliferación de violencia en todos los sentidos, y de las cuales las consecuencias no estamos ni cerca de ver aún, ya que, como no podemos saber cuantos padres con ese criterio tan delgado permiten que sus hijos vean este tipo atrocidades, no sabes cuándo ni cómo ni donde ni en qué forma se esté gestando el próximo delincuente que de la cuadra o del país entero; los una sola razón: por que eso le divertía de chico y su padre no lo reprendía o no cambio jamás de canal.