Tercer capítulo [VIDEO] de la segunda temporada [VIDEO] de Stranger Things y la cosa esta que arde, literal. En este episodio se vio de todo y a partes iguales, comenzando con el peculiar nuevo amigo que se hizo Dustin al principio del capítulo. Las cosas están complicándose una vez más para el grupo de amigos, y por el momento no dan indicios de mejorar o de que los demás personajes puedan ayudarlos en algo, un claro revés a sus intenciones en esta inquietante serie de Netflix creada por los hermanos Duffer.

Will está cada vez más raro y nadie parece tener las respuestas a lo que le pasa, él es el único que puede ver a aquel extraño ser y se siente cada vez más frustrado por lo que le pasa.

Por supuesto que no es su culpa que esa cosa parezca seguirlo a todos lados, el problema es que n siquiera él entiende que es lo que quiere aquella creatura en el cielo, ¿O sí?

Este es el tercer capítulo de la segunda temporada de Stranger Things.

Un amigo poco común

Dustin por fin entra a su casa y tras saludar a su madre e ir a su habitación, el niño por fin revela aquello que se esconde con él. Es una creatura de origen desconocido y apariencia un tanto repulsiva, a la cual le encanta la misma golosina que le gusta al niño: La barra de nugat de los tres mosqueteros. Gracias a ese hecho, Dustin decide conservar a la creatura a la cual nombra como d´Artagnan (Dart).

Por otro lado, se muestran varias escenas en donde vemos cómo es que Once termina contactando a Hopper y porque es que acaban viviendo juntos.

Todo esto mediante unos flashback y situaciones del tiempo “real”.

En su casa, Will se muestra un poco más callado que de costumbre y, aunque su madre le pide que le diga lo que pasa él no dice nada. Por ese motivo, Bob decide llevar al niño a la escuela y comienza a hablarle sobre sus miedos infantiles y como es que logró superarlos, lo que le da a Will una idea con resultados catastróficos.

El dibujo del monstruo

Ok, las cosas ya comenzaron a complicarse y apenas es el capítulo tres, pero ¿Qué les puedo decir? Lo que ocurre con los personajes es impresionante, y más porque vemos que varios de ellos están mostrando una faceta que no habían explorado en la primera temporada. Por un lado vemos a Dustin ocultándole cosas a sus amigos, Will lidiando solo con su problema, Once desobedeciendo las reglas de Hopper y Mike portándose muy grosero con Max. A cada uno le está afectando la situación que están viviendo de formas diferentes, y esto les está dando más profundidad a todos ellos; una fuerza que apenas y vimos en la temporada pasada.

En los escenarios tenemos una vista más completa del cuarto de Dustin, así como algunos pasillos y otros lugares dentro de la escuela. Todos estos lugares representan un papel importante en la trama del episodio, pero nada como los jardines de la institución en donde se da una escena decisiva al final del capítulo.

¿Mi recomendación? Que capítulo tan bueno. Creo que, en lo que va de a segunda temporada este es uno de los episodios más intensos que nos han traído. Las revelaciones son impactantes y los personajes se muestran más cambiantes, lo que hace que la historia se mueva a lugares desconocidos.