Netflix ha estado apostando mucho a las series [VIDEO] y películas originales a últimas fechas, y como culparlos si han demostrado que algunas de sus producciones valen la pena por la calidad de su trama o, por sus personajes tan completos o, por el diseño de escenarios que es capaz de envolver a los espectadores. Algo están haciendo bien para que las personas vean y recomienden su material, y este es el caso de Stranger Things [VIDEO]; la serie creada por los hermanos Duffer que ha estado ganando adeptos durante estos años.

Por fin, es tiempo de hablar sobre el primer capítulo de la segunda temporada de Stranger Things; y antes de que pregunten, sí, este episodio tiene varias sorpresas para los fanáticos de la serie, además de un par de datos curiosos que llaman la atención al momento de ver este inicio de temporada.

¿Están listos para esta nueva aventura hacia El otro lado? Espero que su respuesta sea un rotundo sí porque el capítulo promete causar más de una sorpresa.

En el árcade

Will ha vuelto a casa tras su perturbadora aventura en el Otro lado. Ha pasado casi un año desde que el niño desapareció por culpa del temible Demogorgon y, mientras intenta acostumbrarse al hecho de que su madre parece no estar dispuesta a que pase mucho tiempo sin vigilancia, este disfruta de sus juegos en compañía de Mike, Lucas y Dustin. El primero sigue deprimido por la desaparición de Once y, en secreto todavía intenta localizarla mediante su transmisor.

En este panorama de relativa tranquilidad llega una alumna nueva al salón de clases de los amigos, una muchacha ruda que anda en patineta y que responde al nombre de Max.

¿Qué es lo que tiene esta niña que los confunde? Son varias cosas, pero el motivo más importante de porque les llama la atención es, que alguien parece haber superado el récord de Dustin en el juego de Dig dug, un sujeto desconocido que se hace llamar MADMAX. ¿Será esa chica?

Por otro lado, Nancy, Jonathan y Steve intentan actuar con normalidad, cosa que cada vez le cuesta más a ella porque se siente atormentada por el recuerdo de su desaparecida amiga, Bárbara.

De jugadores a, ¿acosadores?

Si hay algo que siempre considero como un acierto en las series, es que se busque contratar a los mismos actores para repitan su papel en las tramas. Stranger Things hizo un excelente trabajo en este apartado ya que no solo vemos que cumplen con esta petición al pie de la letra, sino que también traen a un elenco nuevo que hace un muy buen trabajo de introducción en este primer capítulo, desde la hosca Max representada por Sadie Sink hasta el torpe pero amable Bob Newby, quien es interpretado por el conocido Sean Astin.

En los escenarios tenemos varios puntos ya conocidos de la primera temporada, como la escuela de los niños o el laboratorio de Hawkins, sin embargo, estos entran en contacto con nuevas locaciones, algunas de ellas con cierto toque de misterio que te hacen dudar hasta de la sombra de los personajes, prueba de ello es el campo de calabazas contaminado; y otras te han sentir mal por el secreto que guardan los personajes, como la casa de los padres de Barb. En este punto quiero resaltar la cabaña de Hopper, ya que es en este lugar donde los espectadores se llevan una gran sorpresa.

¿Mi recomendación? Tal y como el primer capítulo de la primera temporada, este episodio es más una guía para comprender lo que pasó con los personajes, así que no esperen muchos momentos tensos o de suspenso. Por supuesto, si quieren comprender hacia dónde va la historia, tienen que verlo con mucho cuidado.