Increíble. Esa fue la primera palabra que se me vino a la mente cuando terminé de ver este segundo capítulo [VIDEO] de Miraculous Ladybug. No puedo creer que la animación [VIDEO] haya revelado tan pronto una escena así de impactante, sobre todo porque durante la primera temporada se mantuvo todo ese asunto de los protagonistas en un segundo plano. En fin, supongo que más de una fue feliz con ello.

Seguro se han de estar preguntando a que escena me refiero. Bueno, a cierta parte en el episodio que va a sorprender mucho a sus fanáticos latinoamericanos; una escena de la que no les voy a hablar para no revelarles un enorme spoiler.

Claro que si ustedes siguen la caricatura, puede que sepan a qué me refiero o ya hasta vieron el capítulo, pero si ese no es el caso entonces no les arruino la sorpresa.

Esta es la reseña del capítulo Oso maloso, de la segunda temporada.

Una broma pesada

Una vez más nos encontramos en la escuela a la que acuden Marinette, Adrien y sus amigos. El grupo se encuentra atendiendo a una clase especial, esta vez de la mano del padre de la chica, Tom, quien les está enseñando como preparar macarons a los chicos. Todos están atendiendo a la clase menos una persona, ¿Saben a quién me refiero?

Chloe no está interesada en hacer nada de comida, e incluso alega que si quiere algo solo tiene que pedirlo y se lo llevaran a su casa. Por supuesto, el comentario irrita a Marinette por ser su padre quien está dando la lección, aunque ese malestar no dura mucho, ya que Tom le pide que vaya a dejar cierta mezcla a un refrigerador y la distrae, sacándola del salón al tiempo que Chloe está al teléfono.

Vídeos destacados del día

Poco tiempo después, un contingente se desata en la institución. Han llegado los bomberos a apagar un supuesto incendio y, como principal sospechosa de la broma esta la siempre irritante Chloe.

¿Será que alguna vez aprenderá a ser menos quejumbrosa?

La fiesta en el hotel

Sí hubo algo que, desde mi punto de vista, se lució en la historia de este capítulo fueron: los personajes. Aquí no solo vemos a una Marinette más propensa a las actitudes antipáticas de su compañera, sino que nos encontramos con que Chloe en realidad tiene motivos para ser tan exasperante. Este capítulo es un excelente exponente de lo que ha vivido la rubia antagonista de la serie durante su infancia, y gracias a la forma tan breve y original con la que se muestra es que comprendemos parte de sus actitudes.

En cuanto a escenarios, el sitio más importante y donde se desarrolla casi toda la acción es el hotel que regenta el padre de Chloe. Ya habíamos visto esta estructura antes, no obstante, en esta ocasión se nos permite contemplar con mayor detalle lo que parece ser la sala de eventos del lugar.

Aquí vemos todo el esfuerzo que pone la presumida chica rubia para ser una persona más amable.

¿Mi recomendación? Aunque los elementos puestos en este episodio no son de mucha importancia en la trama principal, agradezco que se hayan dado el tiempo de explicar parte de la vida de uno de los personajes. Esto me hace ver con nuevos ojos a Chloe y hace que su transición no se sienta forzada.