Las novias en la vida del príncipe Harry tienen varios rasgos en común, fueron chicas jóvenes, hermosas, talentosas, educadas y adineradas. Chelsy Davy, mantuvo una larga relación romántica de siete años, la cual se inició en el 2004 y finalizó en 2011. Durante este tiempo, hubo muchos rumores en el mundo del espectáculo que aseguraban que Chelsy lo llevaría al altar. Durante estos largos años, lo acompañó a importantes eventos familiares, como la boda de los duques de Cambridge.

Chelsy pertenece al círculo de amigos cercanos del príncipe Harry y es una de las mejores amigas de su prima, Eugenia de York, quien los presentó.

Sin embargo, el final de este cuento de hadas no llegó para ellos. La pareja puso fin a su idilio, cuando Chelsy tuvo que viajar para África para cumplir con algunos compromisos y según fuentes allegadas a la pareja “Seguir juntos cuando les separaban miles de kilómetros de distancia era totalmente inviable. Nadie abandonó a nadie. La decisión de la separación fue mutua”.

Cressida Bonas tuvo una relación intermitente con el Príncipe

En el camino hacia la búsqueda del amor ideal y la esposa perfecta que se adaptara a la vida de la realeza, Harry encontró a un nuevo amor. Mantuvo una relación romántica con Cressida Bonas, una joven aristocrática inglesa, hija de Lady Mary-Gaye Curzon y el empresario Jeffrey Bonas, por lo que no era de extrañar que tuviese mucho en común con el hijo de Lady Di.

Vídeos destacados del día

Cressida es actriz, bailarina y modelo y, al igual que su predecesora, Chelsy Davy fue presentada a Harry por la princesa Eugenia de York [VIDEO]. Esta rubia inglesa mantuvo una relación sentimental muy discreta e intermitente con el príncipe Harry, entre el 2012 y el 2014. Sin embargo, la relación culminó porque Cressida no soportaba ser juzgada por personas extrañas, acosada por los paparazzis y ser el centro de la atención durante cada minuto de su vida.

Actividades humanitarias de Harry

El príncipe Enrique, duque de Sussex, ha manifestado en diversas ocasiones su interés por la filantropía. Conoció a Nelson Mandela en 1997, durante un viaje que hizo con su padre el príncipe Carlos a Sudáfrica. Acompañó a la Reina Isabel II en el año 2005, junto con otros miembros de la familia real, en el 60° Aniversario del fin la segunda Guerra Mundial. Otra de las actividades benéficas realizadas, por el príncipe Harry fue la conformación de la organización de caridad Sentebale (En español: “No me olvides”).

Esta institución se dedica a mejorar la calidad de vida [VIDEO]de los niños lesotenses en situaciones de riesgo, especialmente huérfanos por la pandemia de VIH/Sida, traumatizados, discapacitados o vejados.

La organización humanitaria Sentebale está ubicada en Lesoto, país situado al sur de África, donde la mortalidad infantil alcanza el 8,3%. Es una nación afectada severamente por la propagación del VIH/Sida. Según los cálculos y estimaciones realizadas en el año 2009, la prevalencia de esta enfermedad alcanza el 23,6%, considerada una de las mayores del mundo. En las áreas urbanas, aproximadamente el 50% de las mujeres menores de 40 años están infectadas con el virus. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, afirmó que en el año 2006 la esperanza de vida en Lesoto se situaba en 42 años, tanto para las mujeres como para los hombres.