Hace un poco más de un año, Lorde sacó su segundo álbum, Melodrama. La cantante neozelandesa abarcó en este proyecto diferentes estados de ánimo y etapas por las que muchos jóvenes adultos suelen pasar y se alejó de los sonidos y mensajes sobre la juventud y el aburrimiento, que marcaron el primer álbum de su carrera musical, Pure Heroine. Doce meses después del debut, puede parecer prematuro hacer un análisis de su impacto, pero las buenas críticas y elogios al segundo trabajo de Ella Yelich-O’Connor merecen la pena.

Este proyecto estuvo nominado como mejor album del año a los Grammy [VIDEO] de 2017 y el diario inglés The Guardian lo posicionó como el cuarto mejor álbum de 2017 y lo describió como un suceso inesperado, ya que la cantante que en 2013, a sus 16 años, había sacudido el mundo con el sencillo "Royals" había desaparecido por casi cinco años.

Contrario al pronóstico de este medio, las canciones de Melodrama realmente se alejan de la desilusión, aburrimiento y desinterés del primer álbum y, mientras Lorde deja la adolescencia y entra a la juventud, las letras de este álbum representan el caos de crecer y son estremecedoramente familiares con la realidad. El reconocido canal Dylan Will Not Participate calificó al proyecto musical como un caos en sí mismo, ya que en algunas canciones pareciera no ser un proyecto terminado, sino una recopilación de demos "que Lorde juntó para pasarla bien con sus amigos".

En ese sentido, aunque la cantante ya es reconocida por sus sonidos alternativos, Melodrama es aún más experimental que Pure Heroine, ya que juega más con influencias de arias como Elton John, Freddie Mercury y Kate Bush, a la vez que da más espacio a su voz en baladas como "Liability" y "Writer in the Dark" y alcanza su máximo con ambiciosas mezclas de pop electrónico como en Green Light y Supercut. The New Yorker, en su extenso y bien articulado análisis de Melodrama, aseguró que Lorde se encuentra en la encrucijada de representar su propia experiencia y la de su generación.

Vídeos destacados del día

Melodrama es una pieza de arte, que sin usar una narración hiperinteligente, narra los restos que puede dejar un romance en la juventud.

Green Light

Green Light fue el primer sencillo de Melodrama y es la primera canción del álbum. En ésta, Lorde hace un trabajo incongruente entre los sonidos y la letra. Mientras que, en teoría, Green Light habla sobre una ruptura amorosa, el ritmo de pop electrónico es rápido y movido. Poco antes del lanzamiento de este sencillo, la cantante anunció que éste sería "diferente, inesperado, complejo, gracioso y para bailar". Ella Yelich-O’Connor comienza diciendo que ahora está en otro lugar pero, que aunque intente cambiar de hábitos, siempre termina haciendo lo mismo: "I do my make up in somebody else's car / We order different things at the same bars". En la misma estrofa muestra su descontento diciendo que ella sabe lo que él hizo y quisiera gritarlo: "I know about what you did and I wanna scream the truth". Mientras que el piano se mezcla con un ritmo más palpitante, Lorde cuenta que ya se siente preparada para el siguiente paso y está esperando una luz verde.

En una entrevista con The Edge NZ, la cantautora explicó que Green Light es sobre el proceso para llegar a estar bien y, aunque es una de las canciones más animadas del álbum, es en la que Lorde se escucha más vulnerable.

Sober

El segundo track de Melodrama es uno de los más experimentales en términos de sonido. Sober juega con ritmos electrónicos, saxofones, trompetas y un solo estilo beat drop de cinco segundos en la segunda estrofa. La revista Rolling Stone describió la canción, como una mezcla de tambores estruendosos y sintetizadores, que se construyen para bailar alrededor de la voz de Lorde. La canción habla sobre estar de fiesta y olvidarse de la realidad, pero se mezcla con la nostalgia de no estar con alguien importante: "I'm acting like I don't see / Every ribbon you used to tie yourself to me / But my hips have missed your hips (...) / Will you sway with me? / Go astray with me?". Después que la artista describe todo lo que sucede durante la noche, donde ella es "la reina del fin de semana" se pregunta "¿pero qué va a pasar cuando volvamos a estar sobrios?". Carrie Battan, colaboradora de The New Yorker, explicó que las líneas de la canción "I know this story by heart / Jack and Jill get fucked up and get possessive when they get dark" hablan sobre la experiencia de estar demasiado lúdico para sentirse realmente borrado. Aunque en un primer momento, la canción parece hablar especialmente de la euforia de estar en una fiesta, Andrew Dorsett de PopMatters dijo que el track se centra en la interdependencia y posesividad, "porque describe picos muy altos de felicidad e intensidad, cuando el corazón comienza a doler un poco". La canción tiene una segunda parte: la octava canción del álbum.

Homemade Dynamite

El tercer track fue catalogado por Rolling Stones como el más llamativo y sorprendente del álbum. Homemade Dynamite es un retrato de cuando las personas están pasando un buen momento y conocen a alguien y comparten sus mejores mentiras para no matar la ilusión. Lorde explicó en una entrevista para The Spinoff que admiraba la simplicidad con que refleja las emociones en esta canción. Mientras que la cantante explicó, en esa misma entrevista, que en el verso "We'll end up painted on the road / Red and chrome / All the broken glass sparkling / I guess we're partying" representa su humor. El reconocido canal Dylan Will Not Participe explicó que la cantante parece romantizar lo que un choque en un auto puede ser.

The Louvre

Lorde, durante su gira mundial, que tuvo lugar entre otoño del año pasado y comienzos de este, dijo que The Louvre es sobre "cuando te gusta alguien. No habla sobre estar enamorado, sino de tener ese sentimiento de tener estar flechado con alguien, de sentir esa sed en tu pecho, es como un dulce, es tan dulce y ridículo pero, al mismo tiempo, odias sentir lo que sientes y en un momento dices: odio a esa persona y odio que me guste". Portales como The Stanford Daily y Nylon calificaron a ésta como la canción más destacable de todo el proyecto musical, mientras que el editor de The Fader, Owen Myers, la describió como un "precepto mordaz de llamada y respuesta entre sentimiento de duda y romance". La cantante, durante el lanzamiento del álbum a comienzos de junio del año pasado, tuvo por un par de semanas una frase de la canción en la biografía de su Twitter [VIDEO]: "Can you hear the violence?". La canción, aunque experimenta con muchos sonidos, termina convirtiéndose en un clímax que nunca sucede, ya que, incluso en momentos donde parece que el ritmo de la canción va a cambiar totalmente, se mantiene constante siendo irregular con letras como "Broadcast the boom boom boom / Make them all dance to it".

Liability

Lorde explicó en diferentes ocasiones que escribió Liability, después estar en un taxi de regreso a casa escuchando "Sex with me" de Rihanna [VIDEO]. La canción cuenta la historia de una relación que terminó y una de las personas - la artista - está tomando toda la responsabilidad de la ruptura. En este proceso de auto-reconocimiento, Lorde se da cuenta que no es lo suficientemente buena para nada y, a la vez, es una carga para cualquiera y entiende que, por esas razones, la culpa es suya. Durante su gira mundial, Ella Yelich-O’Connor explicó que la canción habla sobre la soledad, sobre estar completamente solo". El track es una balada de 4:31 minutos y es tal vez la canción más honesta y triste del proyecto.

Hard Feelings / Loveless

Estas son dos canciones combinadas en un popurrí de 06:07 minutos. En este trabajo, Lorde narra el recorrido emocional que ha tenido que pasar desde la ruptura. En la primera parte - Hard Feelings - la cantante habla de la superación y la aceptación. La escritora Caitlin White escribió para Uproxx que las líneas "I care for myself the way I used to care about you" fueron la transacción final de su corazón de adolescente para entrar a pensar más en sí misma. La segunda parte del popurrí es una crítica a su generación. Según la interpretación de la revista Vulture, Loveless se refiere a la epidemia generacional del amor, en la que dicho sentimiento parece no existir. Además de ser una canción extremadamente interesante, marca el descenso y un cambio en todo el proyecto.

Sober II (Melodrama)

Sober II (Melodrama) es la continuación del segundo track del álbum. En esta canción, que parece más un interludio, Lorde responde a la pregunta que se hizo en la primera parte: ¿Qué vamos a hacer cuando estemos sobrios?. Aquí, la artista habla de los rápido que se va el tiempo al día siguiente, cuando todo parece aburrido y ambas partes se dan cuenta que, cuando la fiesta termina, tienen que seguir afrontando la realidad. En una entrevista citada en el portal The Pop Song Professor, Ella Yelich-O’Connor dijo que en esta segunda parte "hay tanta tristeza por las luces encendidas después de una fiesta, ya sabes, toda esta habitación ha sido lavada en esta oscuridad y ver las esquinas de la habitación de nuevo siempre puede ser un poco desgarrador". El track también es el título del álbum y se escucha repetidamente a la artista cantar: "Les dijimos que esto era un melodrama".

Writer in the Dark

Writer in the Dark es la segunda balada del álbum. El portal The Pop Song Professor describió a esta canción como "tal vez" una de las más profundas, maduras y hermosas del álbum. En este track, Lorde se da permiso de dar un poco de lástima conforme va cantando sobre la infidelidad, que hubo en la relación. Sin embargo, en ese viaje, la artista encuentra madurez y deja de estar en un lugar de necesidad y cambia de perspectiva hacia un lugar, donde no necesita a esa persona y se encuentra más feliz. Esto lo dice en el final de la segunda estrofa: "I ride the subway, read the signs /I let the seasons change my mind / I love it here since I've stopped needing you".

Supercut

Varios portales especializados en en tema, como Dylan Will Not Participate y AyJayII, aseguran que esta canción tiene sonidos muy parecidos a Green Light y es que desde el primer track del álbum se había dejado un poco de lado la producción caótica del pop electrónico. En Supercut, Lorde habla sobre los buenos recuerdos y la nostalgia. Aunque a este punto, ya ha logrado pasado superar los sentimientos de dolor e ira que le produjeron la ruptura y la infidelidad, la artista confiesa que hay momentos en que simplemente se sienta a recordar su pasada relación. Sin embargo, en su cabeza todo está bien. "'Cause in my head (in my head, I do everything right) / When you call (when you call, I'll forgive and not fight) / Because ours (are the moments I play in the dark) / We were wild and fluorescent, come home to my heart". En esos momentos, se siente débil y le pide a esa persona que vuelva con ella hasta que se da cuenta que todo lo que está recordando son solo supercuts, pequeños buenos momentos de una historia mucho más larga.

Liability (Reprise)

Después de caer en cuenta que por momentos solo recuerda lo bueno de la relación, en el reprise de la canción más triste del álbum, Lorde se cuestiona si realmente fue ella la culpable de que terminara la relación. En este momento, reconoce que no todo es su culpa y que la otra persona no es todo que dijo que era. "But you're not what you thought you were". Es el momento en que la artista puede ver con perspectiva la relación.

Perfect Places

Este el track final del álbum y, al igual que Supercut, tiene sonidos parecidos a Green Light. Pitchfork describió a Lorde en esta canción como una artista que aún celebra la auto-posesión. En este track, la artista celebra estar un lugar perfecto después de haber estado un mal lugar. Sin embargo, hacia el final de la canción se da cuenta que es prematuro definir cuál es un lugar seguro, y termina preguntándose: "what the fuck are perfect places, anyway?". Mientras que en Perfect Places Lorde dice repetidamente, que no soporta estar sola en el track final de Pure Heroine, A World Alone, dice todo mundo está solo.