Tras el anuncio por parte de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de crear una categoría que otorgue el Oscar a la película más popular, la polémica ha ganado terreno en la industria de Hollywood por tanto la decisión no es compartida por muchos profesionales y trabajadores del sector, mucho menos por los críticos. El argumento que la hace impopular se centra en que la categoría procurará favorecer a la taquilla en lugar del arte, además de ganar audiencias para una ceremonia de entrega que en su última edición bajó 19% el rating respecto a la de 2017.

La noticia fue dada por John Bailey, recientemente elegido como nuevo presidente de la Academia, sin aclarar cuál será el mecanismo de elección para la categoría que pretenderá tomar en cuenta el gusto del público, pudiendo ser a través de votación popular o la tradicional selección por parte de los miembros de la Academia.

También anunció que en su próxima edición la ceremonia de premiación se realizará de forma más amena y no durará más de tres horas de transmisión.

Es así como las películas de superhéroes -tales como las de las sagas de Marvel- podrán ser consideradas como merecedoras de un premio Oscar luego de que tradicionalmente no han sido tomadas en cuenta por la crítica cinematográfica que define los diferentes renglones en la premiación. Algunos medios especializados, entre ellos The Hollywood Reporter, ya señalan el riesgo de que el premio vea mermada su reputación e importancia dentro de la industria.

Más taquilla, menos arte cinematográfico

Muchas de las críticas que desde ya recibe el “impopular” Oscar a la película más popular están dirigidas a llamar la atención sobre la paulatina pérdida de atención que la industria tiene en las producciones con calidades artísticas, quedando relegadas a los llamados “blockbusters” o películas comerciales.

Vídeos destacados del día

La revista The New Yorker publicó un análisis donde describe que la relación negocio y arte en la industria cinematográfica de Hollywood está resultando cada vez más afectada por la dinámicas de las taquillas, siendo los premios un recurso que intenta contrarrestar el declive de las audiencias para el cine de autor en sus diferentes géneros, sin lograr muchos resultados favorables.

Una pantera negra intenta imponerse

También señalan los análisis de la prensa especializada que la decisión parece surgir de la puja que los productores del filme fantástico Black Panther (Ryan Coogler, 2018) hacen para que sea tomada en cuenta en las nominaciones de algunos renglones en la entrega de los Oscar del 2019, que al no conseguirlo influenciaron en la creación de la categoría de cine popular.