Glenn Close revela que pasó 15 años encerrada en un controvertido culto [VIDEO]religioso antes de liberarse para convertirse en artista. La actriz de Damages, de 71 años, dice que tenía solo siete años cuando sus padres ingresaron en el controvertido movimiento espiritual internacional Moral Re-Armament.

Moral Re-Armament gira en torno a la idea de que cambiar el mundo comienza con el cambio en el individuo

MRA fue creado en 1938 por el fundamentalista evangélico Rev Frank Buchman.

Glenn y sus hermanos vivieron en la sede de la organización en Suiza durante dos años mientras su padre estaba en África, y la familia siguió siendo parte de MRA durante 15 años.

Ella declaró que se trataba de un grupo de culto en el que se supone que todos dicen las mismas cosas y actúan de la misma manera, y sus padres participaron desde que tuvo siete años hasta que cumplió 22.

En declaraciones a algunos medios, contó que vivir así fue devastador porque a esa edad, un niño intenta descubrir quién es, y ahí les decían quién deberían ser en realidad. Básicamente no se les permitía hacer nada, o les hacían sentir culpables por cualquier deseo antinatural.

"Fue muy difícil porque cuando pude escapar de él, no confié en ninguno de mis instintos porque pensé que todo lo que yo creía era algo que me habían dictado, que en realidad no era mío", declaró la actriz.

Después de 15 años, Glenn Close huyó para convertirse en actriz

A los 22 años, Glenn se liberó de la Moral Re-Armament para inscribirse en el College of William and Mary en Virginia para estudiar drama.

Vídeos destacados del día

Aseguró que muchas cosas la llevaron a irse. “¡Caminé directamente al departamento de teatro y me convertí en alguien más!"

Glenn admite que le molestaba a su padre fuera "narcisista" por hacer que la familia se uniera a la organización y que le escribió una carta enojada poco antes de hacer su apuesta por la libertad.

Explicó que llegó un momento en que se enojó mucho, y le escribió una carta donde fue absolutamente sincera.En ella le dijo que no merecía que lo llamaran padre. Aunque reconoce que fue muy dura. De hecho, solo se la leyó a su madre y hermanas y les dijo que le enviaría eso a su papá que, aunque era brillante, pero definitivamente “tenía un poco de narcisismo".

La actriz también ha dicho que sus experiencias en el movimiento la han ayudado a ser una mejor madre para su propia hija, Maude Starke a quien describió como una persona maravillosa y de la que estaba increíblemente orgullosa.

"También me enorgullece que tenga una gran amistad con su padre, el productor John H. Starke”, dijo la actriz.