Para nadie es un secreto que Mauricio Clark ha pasado por situaciones de vida realmente fuertes sobre todo por los problemas de adicciones en los que estuvo metido durante 20 años de su vida. Él reconoce haber caído en la trampa que muchos caen. Aseguró que fue educado para tener dinero pero no para ser feliz... y que gracias su trabajo tuvo mucho dinero, sin embargo no tenía autoestima y le hacía falta sentir el reconocimiento de la gente.

Todo el dinero que ganó se lo gastó en cocaína

Gracias a la Televisión tuvo una imagen y mucho éxito laboral. Entre radio, televisión, marcas y periódico ganó más de lo que imaginó. Todo se lo inhaló.

Estuvo 6 veces en rehabilitación, 22 veces hospitalizado, tuvo 8 sobredosis, un infarto y un soplo; en un lapso de 6 meses se inhaló más de 2 millones 600 mil pesos de cocaína, "se metía" 1 onza al día.

Inició con las drogas a los 20 años; los primeros 5 fueron de pura diversión, lo que siguió fue su camino a la muerte: de los 25 a los 35 años inhalaba 20 gramos al día. Ya no era por por diversión.

Vivió su adicción encerrado en hoteles y baños, inhalando solo. Se encerraba porque tenía paranoia, porque temía que su mamá lo viera, aunque ella sabía lo que sucedía con él, y aunque ella le lloraba para que dejara de hacerlo, él no podía dejarlo.

Se volvió además adicto a la pornografía, al sexo y a la prostitución

Mauricio es además gay... era, dice.

Reconoce que tenía una doble vida: una frente a las cámaras de televisión y a las personas, y otra en soledad. Estaba consciente de quién era y en qué se había convertido, pero no sabía hacerlo diferente. Sabía que lo que hacía no estaba bien y por eso su pánico era que los demás se enteraran de quién era él en realidad.

Vídeos destacados del día

Su peor consejera era y sigue siendo la soledad. Esta lo traicionaba, lo empujaba, le hablaba y lo hacía "meterse" cocaína. Aún intenta traicionarlo.

Pidió ayuda varias veces, sus ingresos a centros de rehabilitación lo comprueban. Una de las últimas veces pidió ayuda a su hermana, y ella harta de ser una codependiente hizo algo "con todo su amor", después de escuchar las palabras de ayuda de Mauricio, se fue y lo dejó solo. Lo dejó tocar fondo.

Mauricio vivió cosas terribles esa última vez, se prostituyó por una línea de coca y perdió todo lo que tenía; a su familia [VIDEO], todo su dinero y su trabajo como conductor de espectáculos en Televisa.

Después volvió a internarse y logró su primera recuperación real.

Ahora camina de la mano de Dios. Fue en él en quien encontró respuestas, consuelo y una nueva oportunidad de vida. Dice estar arrepentido de las aberraciones que cometió, también dice que la homosexualidad ha quedado atrás. Que ahora quiere formar una familia como Dios los dispuso.

Y hoy ha dicho también que la homosexualidad es una Moda.

Y en otro mensaje escribió que lo que hizo en su pasado es justo eso, pasado. Y que aceptaba que había cometido muchos pecados y aberraciones.

Pero hoy tiene una nueva vida que a veces se tambalea en soledad. Pero aquí sigue, luchando por no recaer y salir adelante. Se dedica a dar conferencias sobre su experiencia con las drogas para tratar de evitar que más personas caigan en sus garras.