En Cklaas Susana llama a Julieta y le pregunta que si su esposo pertenece a la primera familia de su padre, Julieta se lo confirma. Y ahí termina el capítulo anterior. Julieta se toma muy a pecho el hecho de que es tía de Julieta y demuestra su superioridad tachando y regresándole el trabajo de muchos días de su departamento. Más tarde, van a la cena convocada por Susana, y ahí le aclara a Julieta que como ella tiene mucha más jerarquía en todo, tiene el poder para despedirla de la empresa cuando le plazca. Julieta y Casandra comentan que a Susana le afectó demasiado la noticia de que su padre no es el hombre íntegro y ejemplar que ella siempre admiró.

La confesión de don Canuto

Realmente este capítulo encantó a los seguidores, pues en él se vio cristalizado el sueño de tres hombres adultos de convivir con el padre, que creyeron fallecido durante 50 años. La escena donde don Canuto se presenta en la panadería y les dice su nombre completo y les confiesa que él es su padre conmovió hasta las lágrimas, sólo de imaginar el sentir de los personajes, y al mismo tiempo, disfrutar de las regias actuaciones de cuatro primerísimos actores del melodrama mexicano.

Volviendo a la historia, Eugenio se niega a tutear a don Canuto, porque dice que simplemente no le nace; Tulio sólo se pasea sin decir nada pero demostrando su descontento; el único que muestra un poco de simpatía hacia su mujeriego padre es Audifaz, quien trata de convencer a sus hermanos de que le den otra oportunidad, pero por desgracia no tiene éxito.

Vídeos destacados del día

La batalla de las abuelas

Esta parte del capítulo estuvo un poco soso, con Pancho, como Interventor Blanca y Catalina tratan de lucirse ayudando a hacer la tarea a sus nietos, pero lo único que consiguen es que se haga un verdadero desorden, donde los niños lo que hacen es perder el tiempo. Para colmo, cuando llega Robert por Dave y Blanquita, Pancho y él se pelean por Blanca y ella tiene que calmarlos como si fueran niños chiquitos.

Complementos del capítulo

Los osos platican con Robert sobre los problemas de la fundación y Gabriel comenta que su mamá ayudaba a fundaciones altruistas haciendo subastas y consiguiendo en ellas padrinos para los niños. A Robert le parece una genial idea que realicen una subasta con los Dabrieles y se ponen de acuerdo para que Dani los elabore y los hermanos Mussi se hagan cargo de las relaciones públicas. Hacia el final del capítulo, las empleadas de Cklass siguen en su cena y Susana se emborracha y se pone a bailar con los mariachis; todas se van despidiendo y ella termina sola, bien tomada e intentando olvidar la pesadilla que está viviendo.