La cantante y actriz Madonna, de 62 años es posiblemente una de las mejores cantantes e intérpretes de todos los tiempos. Además de su estilo distintivo, actuaciones escandalosas y millones de discos vendidos que la han convertido en una de las artistas más influyentes de los últimos años, también es una mujer profundamente espiritual que siempre ha estado encontrando formas de buscar a Dios.

Madonna ha estado influenciada por la religión desde hace muchos años

Madonna ha estado determinada por la influencia que tuvo la religión en su vida y, por tanto, en su carrera artística. Se crió en una familia profundamente católica, pero después de muchos años de traumática infancia religiosa, trató de encontrar nuevas formas de entender a Dios de una manera más profunda, por lo que encontró y comenzó a estudiar Kabbalah para satisfacer sus necesidades espirituales.

Sin embargo, desde que la estrella del pop estrenó su álbum homónimo en 1983, ha traído consigo esa educación católica, utilizando cruces y otros elementos cristianos como estilo estético y como símbolo de un sistema opresivo al que desafiar. Incluso hoy, la Reina del Pop todavía usa este tipo de elementos en sus actuaciones que han generado mucha controversia a lo largo de su carrera.

Educación cristiana

Nacida en 1958 de padre italiano y madre francocanadiense, como Madonna Louise Veronica Ciccone, tuvo una educación más cercana a las estrictas reglas y deberes cristianos en lugar de una mejor comprensión de Dios. Su madre murió cuando ella tenía 5 años y, a los 17, se fue de casa para dedicarse a la danza en la ciudad de Nueva York.

Tan pronto como su carrera despegó y debutó en el primer VMA de MTV en 1984 con el éxito "Like a virgin", ya estaba dejando en claro que estaba en contra de una religión que había sido opresiva mientras crecía. Sus actuaciones se volvieron controvertidas y ofensivas para algunas personas, incluso después de más de 30 años desde esa primera vez.

Aunque rechazó sus enseñanzas religiosas, Madonna siempre ha sido una buscadora espiritual que considera que el pensamiento religioso es un pensamiento “robótico” que te dice qué hacer sin pensar en ello. Así que encontró la Kabbalah como una forma de tener una mejor comprensión de Dios y otros problemas de la vida.

Estudiante de Kabbalah

Con los años, Madonna se convirtió en una estudiante comprometida de la Kabbalah, ya que asume que no es una religión sino un método para entender la vida de una manera más profunda y espiritual, más apropiada para sus propias creencias. Sin embargo, además de sus controvertidos conciertos y actuaciones, la estrella del pop también enfrentó críticas en contra de esta decisión.

En 2005, tuvo que defenderse de los críticos, ya que los medios de comunicación describían sus estudios recientes como un nuevo culto. En ese momento, dijo que la gente se mostraba ofensiva con este tipo de estudios porque simplemente no estaban familiarizados con el concepto.

Sin embargo, surgieron nuevos argumentos cuando el Centro de Kabbalah en Los Ángeles, donde Madonna era practicante, fue acusado públicamente de distorsionar los principios originales de Kabbalah y Judaísmo con el fin de comercializarlos.

Madonna hoy

Aunque su vida ha estado llena de críticas sobre su forma directa de condenar el cristianismo, el uso de temas religiosos como estética ha sido una de las principales características de su carrera creativa y artística. Pero además de ser una intérprete increíble, también es la orgullosa madre de seis hijos, dos biológicos y cuatro adoptados.

Su primer hijo es Lourdes Maria Ciccone Leon, de 22 años, a quien comparte con su exnovio Carlos León. Madonna se casó con el director de cine, Guy Ritchie, en 2000 y le dieron la bienvenida a su hijo Rocco, en agosto de ese mismo año. La pareja se divorció en 2008.

El ícono del pop también es madre de cuatro hijos de Malawi: David Banda, que fue adoptado en 2006, Mercy James en 2009, y las gemelas Esther y Stella Mwale, que fueron adoptadas en 2017.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!