Investigadores de la Universidad Nacional de Seúl en Corea del Sur, han creado robots que pueden "avanzar" absorbiendo la humedad de su entorno. Los llamados hygrobots, que se describen esta semana en la revista Science Robotics [VIDEO], pueden arrastrarse, retorcerse y retorcerse como una serpiente. Y en el futuro, podrían usarse para una variedad de aplicaciones, incluida la administración de medicamentos a la piel humana.

La inspiración es estos robots fueron las plantas

La inspiración para los bots pequeños provino de las plantas, que pueden cambiar su forma y tamaño al absorber agua del suelo o del aire (llamada expansión de hygro).

Por ejemplo, los conos de pino se cierran cuando está húmedo, y se abren cuando está seco para que las semillas que están dentro de ellos puedan dispersarse más lejos. Las plantas han inspirado a los robots antes: el año pasado, por ejemplo, los investigadores hicieron robots con algas.

Los robots en cuestión no están hechos de material vegetal; simplemente imitan los mecanismos detrás de las plantas. Hacer un robot que funcione con humedad es valioso porque la humedad es una fuente de energía totalmente natural. Tampoco es tóxico, a diferencia de las baterías, que pueden explotar. Esa es la clave para microrobots que deben usarse dentro del cuerpo humano (como el espermicro).

¿Cómo funciona el Hygrobot?

Imitando las cerdas de la semilla de Pelargonium carnosum [VIDEO], una planta arbustiva de África, el #hygrobot tiene dos capas hechas de nanofibras: una capa absorbe la humedad y la otra no.

Cuando el bot se coloca en una superficie húmeda, la capa de succión de humedad se hincha, disparando al robot hacia arriba, lejos de la superficie. Una vez que la capa se seca, el bot vuelve a bajar y el ciclo se repite. Eso permite que el robot se mueva.

Para probar su potencial, los investigadores demostraron que un hygrobot empapado en antibióticos podría caminar a través de una placa de cultivo llena de bacterias, dejando atrás un rastro esterilizado, un poco como una babosa que dejaría un rastro de baba a su paso. En el futuro, estos robots podrían administrar medicamentos al cuerpo humano, impulsándose solo usando la humedad de la piel. También podrían estar equipados con sensores que responden a otros gases, no solo al vapor de agua.

Este no es el primer pequeño robot en el que los científicos están trabajando para aplicaciones biomédicas. El año pasado, por ejemplo, los investigadores crearon un hidrogel bot que se activa con un imán y podría liberar dosis localizadas de quimioterapia para tratar tumores. #Ciencia #Science Robotics