La ciudad de Monterrey y su Área Metropolitana se encuentra dividida geográficamente por el Río Santa Catarina, por lo que desde años atrás se han interconectado las zonas sur y norte por medio de puentes vehiculares en puntos estratégicos de gran afluencia vehicular. Con la implementación del Puente de la Unidad, mejor conocido como atirantado se continúa con estas estrategias, más sin embargo, éste, en su construcción, es un buen ejemplo de lo que es el carácter del regiomontano: innovador y con visión de futuro.

El puente atirantado, además de ser una construcción de vanguardia en su diseño, ha sido una de las mayores inversiones que en el ramo de la vialidad urbana se han aplicado en México durante los últimos años.

Para su construcción, se aplicaron implementaciones nunca antes utilizadas en nuestro país para la ingeniería civil, además de un diseño muy adelantado que en su totalidad contribuirá de manera eficiente al ímpetu de desarrollo que día a día se encauza por las calles de Monterrey.

Diseño y ciencia se entremezclan en la construcción de un puente atirantado

En el diseño del puente, claramente se identifican tres estructuras que caracterizan a este puente colgante; el mástil, los tirantes y los viaductos elevado e inferior.

Estéticamente, el mástil es pieza fundamental en el diseño, debido a su geometría y a su color. Se construyó con concreto blanco que contenía agregado de mármol, por lo que puede decirse que su color blanco es natural, además de que lo convierte en el primer puente de este material en México.

Mide 150 mts. de altura desde su base y tiene una inclinación de 60 grados hacia el sur; se divide en dos tramos, uno curvo y otro recto y cuenta con dos miradores, uno conocido como “El Sol” y otro más pequeño en el extremo superior.

Los tirantes, son de gran importancia ya que gracias a ellos no es necesario contar con apoyos intermedios para soportar el claro del puente, éstos, en conjunto, lo cargan o soportan.

Estos, se encuentran conformados por grupos de cables que están protegidos con cuatro recubrimientos y se ubican del lado norte del mástil. Además, el puente cuenta con dos tirantes más en la parte posterior a éste, los que al estar anclados a una estructura de concreto funcionan como contrapeso del monumento.

El viaducto elevado, es el principal del Puente de la Unidad. Por medio de éste se conectan el municipio de San Pedro con el de Monterrey facilitando y haciendo estéticamente agradable cruzar el cauce del Río Santa Catarina para los miles de automovilistas que diariamente lo hacen. Los viaductos miden, 1200 m lineales el elevado y 600 el inferior.

Símbolo de Monterrey

Cabe señalar, que más allá de la funcionalidad vial y de servicio que presta el Puente de la Unidad, éste se ha convertido en un referente simbólico para la representación de la ciudad de Monterrey que día a día gana más trascendencia y que en pocos años estará a la altura del propio Cerro de la Silla, con lo que es emocionante pensar en que no sólo se resolvió una problemática de vialidad y transporte en la ciudad, sino que se agregó un icono más a los muchos con los que cuenta la ciudad de las montañas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más