Casi siempre que hablamos del uso de las #tecnologías en nuestra vida diaria, nos damos cuenta que estamos a favor de ellas, por lo divertido o útil – administrativamente – que pueden resultar en nuestro día a día. Sin embargo hay otras opiniones que nos hablan, de que la Tecnología nos está absorbiendo a un mundo irreal, dejando relegada la #realidad externa de la convivencia cara a cara.

Sin embargo hay situaciones de la vida, en las que el simple uso de una #aplicación, podría exponer un marco diferente a quienes están en contra.

Para Opkua Kwapong (Nueva York) una llamada de #facetime literalmente le salvo la vida. Esta mujer se encontraba charlando con su hermana Adumea Sapong, (Manchester) cuando esta última notó que algo no estaba bien con su hermana, arrastraba la voz. A lo largo de la conversación de ambas hermanas, la Sra. Kwapong comentaba que sentía agotamiento y que tenía ciertas dificultades para caminar. Fue entonces que su hermana sugirió que tomará una aspirina, pero al realizar esta acción no pudo hacerlo.

La Sra. Sapong al observar esto, se dio cuenta que la cara de su hermana estaba caída

Por lo que le recomendó que llamara a #emergencias. Kwapong no creyó mucho la versión de su hermana, pero para salir de la duda llamo a otra de sus hermanas que se dedica a la medicina, ella también estuvo de acuerdo que debía ir de inmediato al hospital. Tras esto Kwapong llamo al #911. Luego de una exhaustiva exploración, se le diagnosticó un coágulo en el cerebro, que la dejo paralizada del lado izquierdo.

Aquí la tecnología tiene un punto a favor, por encima de las muchas acusaciones que hay en contra, con respecto al uso arraigado que tenemos todos en la #vida diaria. Pero si esta mujer no hubiera visto la cara de su hermana, nunca podría haberse dado cuenta de la condición tan severa que estaba desarrollando.

Esta #historia me recuerda la excelente utilización tanto de #WhatsApp como de #Facebook con los terremotos en México (19 Septiembre 2017) muchas personas que quedaron atrapadas en los escombros, podían comunicarse con sus familias, y saber el punto exacto en donde se encontraban.

Así como en #redes sociales, hubo quienes se organizaron para crear colectivos, y contribuir con alimentos, herramientas, y sobre todo asistir a quienes realizaban las tareas de salvamento. Una simple llamada telefónica no podría haber salvado a esta mujer. Lo que constituye un hecho importante en nuestra vida diaria, es poder #comunicarnos cara a cara con nuestros seres queridos a pesar de las distancias.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!