El objetivo del desarrollador era entregar un juego que trajera un segundo aire a la franquicia y pudiera competir con otros RPG AAA. Esta ‘precuela’ tenía como propósito viajar al origen del sindicato de asesinos,ubicando al jugador en Egipto, durante el periodo ptolemaico (323 AC).

Y es refrescante decir que ‘Assassin’s Creed: Origins’ es una de las mejores entregas modernas de la franquicia. Ubisoft logra mantener algunos de los elementos claves de los títulos, pero también integra nuevas cosas que le dan un aire de novedad al RPG. Los cambios al combate integran profundidad, aunque pueden ser más pulidos. Como siempre, Ubisoft entrega un mapa abierto lleno de detalles y un mundo por explorar.

En lo técnico falla a momentos, pero por fortuna los glitch no son tan seguidos como para dañar la experiencia.

Un mar de arena

Si por algo se han caracterizado los juegos de ‘Assassin’s Creed’ es por sus mundos abiertos. ‘Assassin’s Creed: Origins’ mantiene esa costumbre con su retrato de Egipto. En esta ocasión el jugador tiene la opción de explorar ciudades como Alejandría o Giza, escalar pirámides, profanar tumbas, navegar por el Nilo o simplemente recorrer a caballo interminables mares de arena. Después de completar una campaña de poco más de 30 horas no había descubierto cada rincón ni mucho menos encontrado cada secreto sepultado en el desierto.

En ese sentido la navegación [VIDEO] en ‘Assassin’s Creed: Origins’ es uno de los pocos elementos que pocos cambios recibió. El mapa te muestra los puntos de interés con iconos que son visibles y el juego no presenta pantallas de carga al ingresar a una nueva zona (a menos que uses el viaje rápido).

Lo cual es una ventaja dado lo masivo que es el mundo que ofrece.

Más importantes son los pequeños detalles gráficos que no dejan de captar tu atención. Bandadas de aves que vuelan cuando te acercas, detalles arquitectónicos que diferencian las diferentes regiones o la imagen de una ciudad en movimiento vista desde la cima del mundo.

La maestría del guerrero

Una de las cosas que primero llaman la atención de ‘Assassin’s Creed: Origins’ son los cambios en el sistema de combate. Contrario a anteriores juegos, se hace más énfasis en el timing al momento de entrar en batalla. Por ejemplo, debes saber cuándo bloquear, esquivar o retroceder en medio del combate. También se hacen mejoras al combate a larga distancia, con diferentes tipos de arcos o habilidades que mejoran tu maestría con las flechas.

Esto hace que acercarse a un enemigo resulte en encuentros más tensos y que requieren de una habilidad en leer y reaccionar. A esto se suma un sistema de niveles que no permite que simplemente asesines a todo el que se ponga en tu camino.

Este es el juego de ‘Assassin’s Creed’ moderno en el que el combate se siente más fluido.

No todo es maravilloso. El sistema de autobloqueo es un dolor de cabeza por varias razones. Con varios enemigos la cámara comienza a saltar, en algunos momentos creando puntos ciegos o bloqueando por completo la vista de la acción. También puedes cambiar manualmente el objetivo, pero el problema es es que al hacerlo en movimiento el juego reconoce la acción como ‘tomar una foto’, lo que detiene el combate y asesina el ritmo de la batalla.

Los fallos clásicos del asesino

No todo es perfecto en el antiguo Egipto. Durante la campaña en algunos momento es posible experimentar problemas técnicos con el juego. En algunos casos hay glitch con la detección de objetos, problemas con el diálogo, lag en algunas de las escenas cinematográficas o instancias en las que el protagonista queda atrapado en una serie de movimientos. También experimenté algunas fallas con las misiones, aunque en un primer parche este problema se resolvió.

Estos glitch no dañan el juego como tal, pero sí lastiman una experiencia que está cerca de la perfección. Y, aunque Ubisoft confirmó que solucionaría los problemas, todavía hay reportes de ciertas fallas en la campaña del juego.

El arduo camino de la venganza

En términos de historia, ‘Assassin’s Creed: sin duda se desempeña mejor que otras entradas. La campaña consigue entregar un personaje que no se siente tan unidimensional y que entrega sinceros momentos. Por desgracia, tampoco se aleja mucho de la clásica historia de venganza y su conclusión no es realmente memorable.

El juego también intenta ligar ‘Assassin’s Creed: con previas entradas e incluso la película. Esto lo hace a través de ciertas actividades y una serie de correos electrónicos. Esto tiene sus elementos positivos y negativos. Por un lado, se enfoca en la historia de Bayek (el protagonista) en vez de deambular por la enredada historia de anteriores lados. Por otro lado, el método de entrega es más bien perezoso y no ayuda a ingresar a nuevos jugadores en la historia.

Muchas cosas que hacer, poco tiempo para asesinar

Assassin’s Creed [VIDEO]: es un RPG con muchas cosas para hacer, Y una de las cosas que gusta es el que el juego permite más libertad que nunca, dejando que sea el jugador el que decida cómo cumplir con su misión de venganza. Esto es en gran medida gracias a su sistema de niveles y su árbol de habilidades. Mientras que el menú te indica cuáles misiones están dentro de tu rango de habilidad, puedes escoger qué actividad o misión cumplir que esté más acorde con las herramientas que tengas.

Y lo cierto es que en gran medida las misiones que ofrece son variadas. Aunque la mayoría siempre termina en Bayek rastreando un objetivo y asesinando a varios capitanes y soldados en el progreso, también hay momentos que se sienten diferentes, como él jugando a las escondidas con niños o ayudando a un hombre llevar un mensaje importante a su amada.

También hay una enorme variedad de actividades. Además de las misiones puedes realizar carreras de caballos, enfrentarte en el coliseo, cazar animales por ingredientes, realizar parkour para buscar puntos de exploración, asaltar fortalezas enemigas… fueron pocos los momentos en los que sentí monotonía durante la campaña. Esto, sin contar con ciertas misiones que te ponen a realizar actividades diferentes, como ganar una batalla naval al mejor estilo de ‘Assassin’s Creed: Black Flags’.