La multinacional Accenture Lab de Bangalore fue la verdadera protagonista en el Mobile Word Congress 2018 en Barcelona, donde promovió una tecnología revolucionaria que permite a las personas con discapacidad visual reconocer mejor el mundo circundante que, desafortunadamente, parece no estar claro. La inteligencia artificial aplicada al Smartphone se llama Drishti.

Este nombre fue elegido por los creadores porque en lenguaje sánscrito significa "visión", que anticipa la función de esta aplicación y la ayuda que quiere ofrecer.

¿Cómo funciona Drishti?

La compañía estadounidense ha colaborado con la Asociación Nacional de Ciegos en la India para desarrollar esta innovación digital dentro de la estrategia Tech4Good.

Drishti utiliza algoritmos complejos para reconocer rostros humanos, generar un lenguaje natural y comprensible para quienes confían en esta tecnología, para reprocesar información y devolverla en tiempo real. Esto les permite a las personas con impedimentos visuales enfrentar la vida diaria más serenamente y con menos restricciones.

Con solo un toque en la pantalla del teléfono inteligente [VIDEO], la aplicación Drishti puede tomar una fotografía, analizar el entorno y contarlo vocalmente de forma muy fiel. Se las arregla, por ejemplo, para describir si en ese momento está pasando un automóvil y de qué color es o si dice que un objeto se coloca sobre una mesa, describiendo su color y posible marca.

Drishti, sin embargo, es mucho más, ya que tiene como objetivo mejorar las relaciones interpersonales con discapacidad visual, se puede decir cuántas personas hay cerca de ellos, si son hombres o mujeres, si está sentado o de pie, la edad, pero especialmente qué emociones sienten en ese momento, si están enojadas, tristes, felices o sonríen.

Accesorios Drishti

Luego, hay accesorios que interactúan con el teléfono inteligente en el que está instalada la aplicación Drishti. Los más importantes son los Smart Glasses, gafas conectadas mediante bluetooth al teléfono móvil. Estos pueden ayudar a las personas con discapacidad visual a identificar los obstáculos que se pueden encontrar en el camino, como un poste, una barrera o una bicicleta. Con estos accesorios también puede hacer que Drishti comprenda las palabras escritas gracias al reconocimiento óptico de caracteres (OCR). De esta forma, incluso los parcialmente videntes pueden leer un libro.

Esta inteligencia artificial está realmente a la vanguardia en el contexto de los desafíos sociales y humanitarios que la tecnología digital se ha propuesto ganar. Solo podemos imaginar el impacto positivo que tendrá en los niños con discapacidad visual. Podrán interactuar mejor con el mundo circundante, pero sobre todo con las personas, sin sentirse excluidos, y consecuentemente se pueden evitar las alteraciones del comportamiento que de otra manera serían tratadas con sesiones psiquiátricas.