Las empresas francesas se han estado esforzando para mostrar sus inversiones en Inteligencia Artificial. ¿Qué tal un país? Francia también quiere estar en el juego de Inteligencia Artificial [VIDEO], y el presidente Emmanuel Macron cree que estar a la vanguardia de la próxima gran ola tecnológica ayudará a que la economía de Francia, que ha experimentado un repunte en el crecimiento y la inversión gracias a las recientes reformas, sea más competitiva.

El presidente Macron anunció el jueves, que su gobierno gastaría 1.500 millones de dólares en una serie de iniciativas para impulsar la investigación sobre la Inteligencia Artificial, IA en Francia, como parte de un esfuerzo para ayudar al país a cubrir un vacío de talento e investigación entre Europa, Estados Unidos y China.

El dinero se destinará a "laboratorios científicos", proyectos de investigación y financiación para nuevas empresas y empresas en Francia que trabajan en IA.

Macron, de 40 años, dijo que el gobierno establecería un programa nacional de investigación para atraer a los mejores expertos en Inteligencia Artificial. Curiosamente, también pidió un enfoque más "proactivo" para compartir los datos de los ciudadanos franceses, compilados por los servicios públicos, con las empresas.

El intercambio de más datos, sostenía Macron, permitiría a las compañías e investigadores desarrollar los algoritmos en el corazón de sus servicios, desde vehículos autónomos hasta información agrícola, aunque un compromiso con la privacidad acorde con las nuevas reglas GDPR tendría que ser en el corazón de cualquier cambio.

"Si compartimos los datos, podrán modelar la información y utilizar la Inteligencia Artificial para avanzar en la mejora de las técnicas agrícolas", dijo Macron, que llegó al poder en mayo del año pasado. "Los datos públicos deben ser abiertos y accesibles".

Estas fueron declaraciones realizadas por Macron, en un momento de creciente crítica sobre la forma en que las empresas usan los datos personales. Tras el escándalo de Cambridge Analytica, Facebook dijo el miércoles que dejaría de compartir los datos de sus usuarios con varios grandes corredores de datos.

Macron dijo que era importante definir la diferencia entre "usar datos agregados e inmiscuirse en los datos". "Tenemos que tener regulaciones claras", agregó. Las regulaciones para vehículos autónomos también recibirán una modernización en 2019, dijo, para que los vehículos autónomos de nivel cuatro, que no requieren un conductor de prueba para prestar atención a la carretera, puedan comenzar a probarse en las carreteras francesas.

"Hasta ahora, Francia se ha quedado rezagada en cuanto a la experimentación y el desarrollo de los autos sin conductor", dijo. "Francia es un país líder en términos de fabricación de autos, históricamente. A principios de los años 80, nuestros vecinos alemanes tomaron mejores decisiones, pero podemos recuperar nuestra posición, gracias a los autos que se conducen a sí mismos y a refinar un marco ".

La incubadora de 'startups' más grande del mundo

Recientemente, Francia se ha promocionado como un centro de mejora para startups e innovación tecnológica bajo Macron, gracias en parte a sus reformas en el mercado laboral y proyectos de financiación privada como Station F en París, que dice ser la incubadora de startups más grande del mundo.

Macron argumentó que las fortalezas académicas [VIDEO]de Francia en matemáticas e informática eran una de las razones por las que los expertos superiores en Inteligencia Artificial en Facebook, Google y Samsung eran franceses.

Agregó que en el último año, varias grandes empresas aprovecharon la experiencia del país en Inteligencia Artificial. Samsung estableció recientemente una división enfocada en AI con más de 100 empleados en Francia, mientras que IBM ha reclutado alrededor de 400 especialistas en IA y Google. El negocio de AI DeepMind abrió su primera oficina continental europea en París.

"Estamos ante una revolución tecnológica y estos cambios a través de la IA nos permitirá mejorar el vínculo entre la oferta y la demanda, y la adaptación a la capacitación para el sector laboral", dijo Macron.

"Queremos mostrarles a los ciudadanos que estas innovaciones también desencadenan el bienestar para ellos. Mientras sigamos viendo las innovaciones como destructores de trabajo, entonces la IA seguirá siendo una fuente de gran temor".